La Gran Barrera de Coral, en peligro de extinción

 

El mayor arrecife coralino del planeta se ha visto afectado negativamente por el calentamiento global, dado que los corales son especies muy sensibles a los cambios de temperatura del océano, por la pesca indiscriminada, y por la contaminación. Todos los problemas que hoy enfrenta este paradisíaco lugar del planeta tienen un denominador común: el hombre civilizado.

Está situado en el Mar del Coral, frente a la costa de Queensland al noreste de Australia, al sureste de Nueva Guinea occidental y al sur de Papúa Nueva Guinea. Tiene una extensión de 34.870.000 hectáreas.

La gran Barrera de Coral, también conocida como el ser animal vivo más grande del mundo, es un hábitat para gran cantidad de especies: 1.800 de peces, 125 de tiburones y más de 5000 especies de moluscos.  También lo habitan unas 400 especies de coral y especies en peligro de extinción tales como el dugongo y la gran tortuga verde marina.

Los problemas que enfrenta la Gran Barrera de Coral disminuyen los ecosistemas que se albergan en ella. De continuar con estas acciones, la barrera de Coral continuará perdiendo peces, flora acuática, etc. Las estrellas de mar “coronas de espinas”, que están deteriorando corales por todo el mundo, también han comenzado a afectar la Gran Barrera, ya que las estrellas de mar, cuando han llegado a su edad adulta, consumen lo que miden, es decir, si una estrella de mar tiene un diámetro de 60 cm. consume diariamente lo mismo de coral duro.

No solo los corales de la Gran Barrera de Coral están afectados por la contaminación. La situación actual de los bosques submarinos de coral en el mundo es alarmante: en los últimos 40 años más de la cuarta parte han sido destruidos por la actividad humana. A este ritmo nuestra generación será testigo de la desaparición de por lo menos 57% de esas fascinantes formaciones.

Es muy poco probable que los corales puedan recuperarse de los efectos provocados por la intervención del hombre. Si, como está previsto, prosigue el calentamiento del planeta, en un plazo de 30 a 50 años los arrecifes coralinos habrán dejado de existir. Si bien es cierto que las comunidades locales poco pueden hacer contra el calentamiento global si pueden en cambio conjugar el crecimiento económico con la protección y el control de sus zonas coralinas.

Especies que habitan el arrecife

Treinta especies de ballenas, delfines y marsopas se han registrado en la Gran Barrera de Coral, incluyendo la ballena Minke enana, el delfín del Indo-Pacífico y la ballena Jorobada. Las grandes poblaciones de dugongos viven allí.

Seis especies de tortugas marinas llegan a los arrecifes de raza – la tortuga verde, tortuga laúd, tortuga carey, tortuga boba, y la tortuga golfina. Quince especies de pastos marinos en las camas de atraer a los dugongos y tortugas, y proporcionan hábitat de los peces.

Cocodrilos de agua salada suelen habitar en los pantanos de manglares y en la costa cerca del arrecife.

También habitan el arrecife 215 especies de aves, como el águila de mar de vientre blanco y el charrán rosado. Las islas de la Gran Barrera de Coral albergan 2.195 especies de plantas conocidas. Tres de ellas son endémicas.

Fuente: http://www.lareserva.com/home/gran_barrera_de_coral

Fuente: Contexto

About these ads