>

Desde 1989 no se ha visto un sólo espécimen del Sapo Dorado. Esta especie, que fue descubierta en 1960, sólo se ha visto en una pequeña región de gran altitud del bosque nuboso en Monteverde, en un área de aproximadamente 10 km². La extinción del Sapo Dorado se cita como parte del declive en las poblaciones de anfibios, y este se ha vuelto la bandera de dicho declive. Entre las causas que se le atribuyen a su extinción se encuentra el cambio climático por calentamiento global.

El sapo dorado o bufo periglenes fue visto por última vez en 1989, en la reserva de Monteverde (Costa Rica). Los machos adultos median apenas cinco centímetros de largo. Como se aprecia en las fotos y vídeos, su piel es de color anaranjado, lustrosa y brillante, recordando al oro. Fueron descubiertos po Jay Savage, que se sorprendió tanto al verlos la primera vez que no podía creer que fueran reales: “Debo confesar que mi reacción cuando los vi por primera vez fue de incredulidad y sospecha de que alguien había sumergido a los espécimenes en pintura de esmalte.”.

fuente: novedades cientificas, y el mundo