>

II Parte:


– Saliamos a jugar ladrón y policia (con pistolas de plásticos o de palo), también jugabamos “guatácalo, paralizao, fusilao, trompo, picha” con la única condición de regresar antes del anochecer, si no nos caian a palo limpio.


– El colegio duraba hasta el mediodia, llegabamos a casa a almorzar y para la calle otra vez. No teniamos celular …. así que nadie sabia donde estabamos, pero nos pegaban un grito y saliamos corriendo para la casa.


– Comiamos cuca negra, con frescolita, al pan salao le abriamos un hueco con el dedo y le echabamos refresco, pan dulce con mantequilla y mortadela, tomabamos la pepsicola como agua, ahora según y que tiene más azucar y que contribuye al exceso de peso, pero antes nos manteniamos raquiticos porque siempre estabamos en la calle jugando…….. pareciamos espaguetis.


– Compartiamos un refresco entre cuatro……. tomando todos de la misma botella y nadie le paraba a nadie le daba bronquitis.


– No teniamos playstations, nintendo ds, xbox, juegos de video, directv, intercable, internet………… lo único que teniamos era monopolio, aah y un paquete de barajas con la que jugabamos 31, truco, carga la burra etc.


– Saliamos en la bicicleta o caminabamos hasta la casa del amigo y sin pararle a nadie sencillamente sin tocar la puerta y allí estaba tu pana y saliamos a jugar.


– Algunos estudiantes no eran tán brillantes como otros y cuando perdian el año lo repetian. Nadie iba al psicólogo, al psicopedagogo, nadie tenia dislexia, ni problemas de atención, ni hiperactividad, simplemente repetia y tenia una segunda oportunidad.


Fin del cuento eramos unos niños superfelices.