>

El kiwi es un triste ave sin alas. Y para compensar la impotencia de la falta del vuelo, el Kiwi es un animal violento y temperamental. Te puede arrancar el ojo a picotazos con ese chiliyo de pico chistoso que tiene. Una cosa graciosa, es que los kiwis ponen huevos enormes en comparación de su tamaño, y los papás los incuban, mientras las hembras buscan alimentos. Viva el matriarcado


La UICN tiene clasificados al kiwi común, al moteado mayor y al moteado menor como vulnerables, y al marrón de la isla norte como en peligro de extinción. Del moteado okarito no dispone de información, aunque según algunas fuentes se encuentra en peligro crítico.


En este artículo nos centramos en el kiwi marrón de la isla norte.


Estos kiwis son endémicos de Nueva Zelanda y en 1996 se calculó que contaban con una población de 35000 ejemplares en un área de 38,400 km2 . Aunque parezcan muchos en número, están en peligro ya que las poblaciones de esta especie puede que disminuyan en un 86 % en tres generaciones (36 años); este resultado se ha sacado a partir de factores como el declive anual, la depredación y la pérdida de hábitat. Sin embargo, debido a la estabilidad de las poblaciones de la isla, y al intensivo control de los depredadores, la disminución general se espera que sea inferior al 80 %.


En la clasificación de amenazados de Nueva Zelanda está considerado como en serio declive.



CARACTERÍSTICAS


Durante mucho tiempo poco se supo acerca del modo de vida del kiwi, y se les tenía por criaturas indefensas y desprotegidas por su aspecto y sus hábitos nocturnos. Pero realmente son muy protectores de sus nidos y de su territorio.


El kiwi es el icono de Nueva Zelanda por su orgullosa exclusividad. Hasta la fruta nativa de China cultivada en Nueva Zelanda se conoce en todo el mundo como kiwi.


El kiwi pertenece al grupo de aves no voladoras nativas de Nueva Zelanda. Al ser islas aisladas del resto antes de la llegada de los humanos en el 1300, la mayoría de animales eran pájaros, y a algunos como a los kiwis no les hacía falta volar porque no tenían grandes depredadores de los que huir.


Aunque se piensa que es la especie más cercana a los extintos moa, su origen evolutivo es todavía incierto. Por otro lado, hay quienes consideran esta especie como una subespecie de Apteryx australis mantelli.


Las hembras miden aproximadamente 40 cm y pesan cerca de 2,8 kg, mientras que los machos pesan cerca de 2,2 kg.


Tienen una vida media de 10 a 15 años.


Su plumaje es rojo y marrón que le ayuda a camuflarse entre la vegetación.

Los kiwis en general son criaturas tímidas y nocturnas con un sentido del olfato muy desarrollado debido a la existencia de verdaderos bigotes en torno al pico que son órganos olfativos muy efectivos. Tambiés se caracterizan por ser las únicas aves que tienen las fosas nasales en la punta de su largo pico.


Al estar adaptado a la vida terrestre no tiene quilla en el esternón para anclar los músculos de las alas, y sus alas son tan pequeñas que son invisibles bajo su plumaje que carece de rémiges y timoneras (estos son dos tipos de plumas de las alas).


Sus plumas tampoco llegan a ser verdaderas plumas, y tienen un aspecto de suaves cerdas características del kiwi.


El kiwi cuenta con huesos con médula, ya que no necesitan que sean ahuecados para ser más ligeros como ocurre en las aves que vuelan.


Las parejas de kiwis son monógamas y son la misma toda la vida.


El macho es quien se encarga de empollar los huevos, y esto dura alrededor de diez semanas en nidos subterráneos semejantes a madrigueras. Las crías son nidífugas ya que abandonan el nido a la semana de nacer, y por lo tanto los padres no los tienen casi que alimentar. Sus huevos son los más grandes en relación a las proporciones del animal adulto, aproximadamente tienen el peso correspondiente al 15 % del de las hembras, y el record está en un huevo de medio kilo.


La hembra generalmente pone dos huevos que pone de dos a tres veces por año, y que salen del nido a la semana de edad.


Los nidos los van rotando en su territorio ocupando cada vez distintas cuevas o madrigueras, que protegen fuertemente.


Ocupan desde áreas pequeñas de aproximadamente 1,6 hectáreas en el caso de la isla Kapiti hasta de casi 100 hectáreas en otras zonas.


Utilizan su buen olfato para encontrar el alimento, prefiriendo alimentarse de lombrices; además se alimenta insectos, escarabajos, arañas, caracoles, hormigas, cucarachas… y también de ranas, cangrejos de agua dulce, bayas, semillas…


El kiwi tiene la temperatura de la sangre mas parecida a la de los mamíferos, 2º C inferior a la de los otros pájaros. Además, la característica de tener médula ósea en los huesos no la comparten otras aves.


Tienen fuertes patas que incluye el 30% de su masa corporal, por lo que también es un gran corredor. Además, se le ha visto nadar.

AMENAZAS
El 94 % de los pollos mueren antes de llegar a ser maduros sexualmente. Aproximadamente la mitad mueren por depredadores, particularmente el armiño (Mustela erminea) y los gatos. Existe un caso en el que un solo perro acabó con 500 de estos kiwis en seis semanasen la Isla Norte ( hay que tener en cuenta que los perros no son depredadores naturales del kiwi y no está adaptado para sobrevivir ante un animal mucho más ágil y grande).

La fragmentación de su hábitat produce una constante amenaza por que cada vez sus poblaciones son más pequeñas e insostenibles.
Fuente: animales en extinción. es