>

Poco a poco, cada día hay más personas creando conciencia, para tratar de disminuir los daños que ocasionamos en el medio ambiente, faltas tú…………. Piensa en que puedes colaborar? solo con el hecho de hacer pequeños cambios, en tú estilo de vida, es un gran logro. Espero les guste la información.

La primera sorpresa agradable cuando recibes las zapatillas es la caja, totalmente de cartón reciclado y sin ningún tipo de plastificado o impregnación que dificulte su posterior reciclado.

Cuando ví las zapatillas me sorprendió la suela, tiene una base gris que después he leido es caucho natural, y todo salpicado por un sinfin de pequeños trozos de colores. Estos trozos, según podemos leer en su web, proceden de zapatos reciclados, un 50% de la suela. Tienes la seguridad que la tuya es distinta al resto. No hay dos zapatillas con la misma suela. La verdad es que para los que nos gusta esto del reciclaje, la suela es una gozada.
Tiene la parte exterior hecha con poliester reciclado, el cual proviene de PET botellas de plástico. Los cordones y el revestimiento están fabricados con un 100% de algodón orgánico. FYE  utiliza pegamento a base de agua, en lugar del estándar tóxico que puede ser peligroso para la piel y la salud de los trabajadores. Los pigmentos son naturales y certificados como no tóxicos.
En foto tienen muy buena pinta, pero hay que decir que en persona ganan mucho, la verdad es que están diseñadas con gusto. Además, son comodisimas.
Conozcamos a la empresa que las fabrica. Entre 2007 y 2008, surge la idea del proyecto en Francia, estableciéndose unos requisitos. La lista de requerimientos es larga, materiales, sostenibilidad, reflexión… Durante el 2009, con pedidos en firme, el proyecto se manifiesta y en agosto de ese año FYE (For Your Earth) lanza su primera colección haciéndose eco grandes medios de comunicación franceses. En 2010 cuentan con más de 200 puntos de venta en todo el país y en Internet. 
Con materiales reciclados y algodón orgánico, FYE nace con una clara voluntad  de compensar las emisiones de CO2, pensando y analizando minuciosamente cada proceso de producción garantizando la sostenibilidad de los recursos disponibles, se convierte en parte de un enfoque responsable y pone en práctica un conjunto de acciones ambientales y sociales e invierte el 5% del precio del zapato en mejorar las condiciones laborales y vitales de las personas que lo fabrican. 
Su objetivo final es reducir el impacto de la producción de calzado en los ecosistemas y la biodiversidad y la lucha en nuestro planeta contra el cambio climático. Desde enero de 2010 colaboran con la Fundación francesa Good Planet que lucha para frenar la deforestación y así compensar el 100% de sus emisiones de Co2. 
Leer más: ecoinventos