>

Nota: Esta situación no solo se dá en Santa Marta, este mal existe en muchos Países, donde la caza indiscriminada, aún cuando hay ley de penalización, es como que si las autoridades competente, dejarán pasar este tipo de hechos.

Es importante informar a la población, de que existe la Ley penal del ambiente, y comenzar a cumplirla si queremos preservar las especies en vía de extinción, lo que esta ocurriendo en el planeta, no es un mal sectorizado, es un caos a nivel mundial, por la cantidad de abusos, que a diario cometemos contra el medio ambiente y los distintos ecosistemas.
Les dejo la noticia.

“Una preocupante denuncia hizo llegar a nuestro correo electrónico, la comunicadora social, Pilar Cabrera, sobre la caza indiscriminada de especies animales, especialmente la del tigrillo. Según la periodista los abusos se vienen cometiendo en la frondosa zona del corregimiento de Minca en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Expresa la denuncia que el último tigrillo, un bebé, que sobrevivía cerca a la población de Minca , a quien se le había avistado desde hacía un año en la desembocadura de la quebrada Arimaca o Marinca en el río Minca, en Las Piedras, fue asesinado vilmente acosado y perseguido por criminales delincuentes. “Uno de los presuntos cazadores es un joven campesino de Minca, y está vendiendo la piel del animal en 150 mil pesos”, agrega.

El texto además añade detalles de la forma cómo se usufructúa contra el medio ambiente. “Los cazan con escopeta o con chopos, trampas de pata que usan en la región para cazar a la fauna silvestre, un infernal artefacto donde agonizan durante horas en medio de un terrible sufrimiento.

Este cazador iba tan campante por Minca con la piel del tigrillo cuando los moradores le llamaron la atención y le dijeron que era un delito cazar a esta joya de la fauna silvestre ya en peligro de extinción. Él les respondió que cazar no era delito, y que acababa de arrancarle la piel a ese tigrillo que hacía meses andaba cerca al río”, dice la denuncia.

Por esta razón la comunidad pide que se investigue para saber si las cazas corresponden a una red organizada en la zona.
“La veedora en la Vigilancia a la Protección y Conservación del Medio Ambiente y los Animales, señora Giomara Cadena desde hace meses está denunciando a las autoridades de Minca, la caza frecuente en la zona por trampas de pata y nadie hizo nada y cómo siempre Corpamag fue indiferente ante esta denuncia.

Como se pudo apreciar por las palabras de este joven campesino, habitante de Minca, que anda coleccionado pieles… El pueblo no conoce la ley sancionatoria ambiental, la autoridad ambiental, Corpamag, ni la Policía Ambiental hacen nada para divulgar esta ley por la radio, la televisión, mediante carteles en Minca, la señora Giomara Cadena ha tenido que fabricar artesanalmente unos cuantos cartelitos y los ha puesto a lo largo del bosque dónde ella vive, porque Corpamag, no la ha apoyado en su labor, al contrario le negó la posibilidad de ser tenedora de fauna silvestre, porque no tenía la suma que le obligaba Corpamag a pagarle y encima llegó la bióloga, una funcionaria de Corpamag a maltratarla de palabra con otras autoridades de Minca”, dice la denuncia.

Las personas que viven en lucha constantes por los animales han solicitado divulgación en los medios de comunicación, en la radio y la televisión, que coloquen carteles en Minca y en los caseríos y pueblos del Magdalena, que hagan campañas.
La ley 1333 de 2009 castiga con 5 mil salarios mínimos diarios y hasta 6 años de cárcel al que cace a una especie en vías de extinción.

“¿Por qué nadie hizo nada para impedir esta muerte del tigrillo?, si no funciona Corpamag y las demás entidades defensoras del medio ambiente en Santa Marta, ¿por qué no las investigan?, ¿por qué no nombran personas que les interese nuestra única riqueza, nuestra naturaleza y su fauna silvestre?, qué cumplan con su deber, que se justifique los impuestos que pagamos para que actúen los funcionarios del Estado quienes tienen la misión de proteger a nuestras joyas más preciosas, los tigres”.”

Fuente: El informador Santa Marta.