>

Países más ricos en biodiversidad suelen ser los más pobres

vitalis.net

Venezuela es el 9º país en el mundo, en mayor diversidad de animales, plantas y ecosistemas

Económicamente hablando, los países más ricos en biodiversidad suelen estar entre los más pobres, “debido fundamentalmente a que no han sabido valorar la diversidad de animales, plantas y ecosistemas que poseen, como una herramienta fundamental para generar riqueza, por ejemplo a través del ecoturismo, sin perjuicio de su absoluta y necesaria preservación”. Así lo afirma la ONG venezolana VITALIS, quien destaca que promover la conservación de la biodiversidad debe ser un elemento fundamental de la identidad nacional de un país y de su desarrollo sustentable.

Para VITALIS no se trata solo de valorar la biodiversidad como fuente de alimentos, medicinas o vestido, entre tantos otros usos que se han descrito para ella, en términos exclusivamente económicos. “Lo ético es hacer lo correcto valorando la vida en todas sus expresiones, siguiendo un punto menos antropocéntrico, y destacando que todos los seres vivos tienen una función importante en la naturaleza”, afirma la organización venezolana no gubernamental.

Diversos países como Costa Rica han logrado elevar sus estándares de calidad de vida, “aprovechando de manera sustentable su biodiversidad, manteniendo los procesos ecológicos esenciales de sus ecosistemas, preservando muestras representativas de su naturaleza e impulsando nuevos y mejores empleos a través del ecoturismo”, afirma VITALIS. Sin agua y aire limpios, suelos fértiles y cosechas sustentable, la supervivencia humana no es posible. Lo mismo sucede con la biodiversidad. Existe una interdependencia muy estrecha entre todos los seres vivos y los factores de su hábitat, por lo que una alteración entre unos seres vivos modifica también su hábitat y por ende a la humanidad.

Para la Bióloga Zoyla Martínez, directora de Desarrollo Comunitario de VITALIS, “si bien es cierto que se ha avanzado en la concientización sobre la conservación y uso sustentable de la biodiversidad,  aun no se han fortalecido los puentes hacia las comunidades locales con acciones concretas que equilibren las necesidades de conservación con las necesidades socioeconómicas”. Para Martínez, “es importante desarrollar actividades que sensibilicen, capaciten y orienten a la sociedad, con ejemplos prácticos a las comunidades en el uso de la biodiversidad a través de actividades socioproductivas que mejoren su calidad de vida”.

Por su parte la Bióloga Isabel Novo, Directora de Educación y Ciudadanía de VITALIS, señala que “a pesar de que contamos con una Estrategia Nacional de Diversidad Biológica elaborada por el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente y una Ley de Diversidad Biológica, aún el tema de la biodiversidad es poco conocido y valorado”. En nuestras escuelas, destaca, “deberíamos aprovechar el Día Internacional de la Diversidad Biológica para dar a conocer la importancia que tiene la biodiversidad en nuestra vida diaria, con temas novedosos como los árboles emblemáticos de nuestras ciudades”. Por ello, señala, “VITALIS promueve y coordina el programa de calendario escolar ambiental, que entre otros contenidos, resalta la importancia de la maravillosa biodiversidad venezolana”.

Venezuela en el contexto mundial
Organismos internacionales como el Instituto de Recursos Mundiales y el Fondo Mundial para la Vida Silvestre, estiman que el planeta ha perdido alrededor del 30% de sus ecosistemas naturales, y que existen alrededor de 10 millones de especies vivas, de las cuales sólo 1,4 millones han sido descritas y tienen un nombre.
A medida que los científicos comienzan a investigar otros ecosistemas poco conocidos, como el suelo y las profundidades del mar, se vuelven comunes los descubrimientos de nuevas especies. Vale destacar que en tan solo un metro cuadrado de un suelo boscoso pudieran encontrarse miles de invertebrados. De igual forma, los científicos creen que el suelo de las profundidades del mar puede contener no menos de un millón de nuevas especies.

Venezuela está en la novena posición del mundo en mayor diversidad de animales, plantas y ecosistemas y el séptimo en el planeta en mayor diversidad de aves. A nivel de ecosistemas, destaca por su especial condición geográfica de ser al mismo tiempo Amazónico, Andino, Atlántico, Caribeño y Llanero, una real expresión del neotrópico, con una diversidad de ambientes que van desde nieves perpetuas en los Andes, hasta zonas desérticas o semi desérticas en Falcón, pasando por una enorme variedad de hábitat que incluyen arrecifes coralinos, sabanas, tepuyes y morichales, entre muchos otros.

En nuestro país se han descrito al menos 117 mil especies, lo cual representa alrededor del 9% del total de animales y plantas descritas en la tierra, número que pudiera incrementarse en la medida que se continúen y profundicen los estudios científicos.
Sin embargo no todo son alegrías para Venezuela. Muchos son los problemas ambientales que confronta la biodiversidad, entre los que vale destacar el comercio ilegal de animales y plantas silvestres, la destrucción de sus hábitats naturales, las pocas inversiones que se realizan en su investigación y manejo, los pocos esfuerzos que se llevan a cabo para dar a conocer y valorar las necesidades de conservación, la introducción de especies exóticas, la deforestación y el creciente número de especies amenazadas de extinción, entre otras.

La bióloga Esmeralda Mujica, Directora del Capítulo Carabobo de VITALIS, y presidenta de la Asociación Venezolana de Zoológicos y Acuarios, señala que “los zoológicos y acuarios se encuentran en una posición ideal para contribuir directamente a la conservación de la biodiversidad, pues su recurso humano está calificado para proveer habilidades e información en las disciplinas de cuidado animal, bienestar, cría, manejo de pequeñas poblaciones y salud de animales silvestres”. Para Mujica, “estas instalaciones  pueden implementar proyectos de campo trabajando con socios locales y con instituciones ambientales de apoyo. La inusual integración de estos dos conjuntos de capacidades, experticia e información, ofrece una importante oportunidad para zoológicos y acuarios para contribuir directamente a la conservación de la naturaleza”, afirma.

Finalmente VITALIS destaca la importancia de fortalecer los existentes y crear nuevos zoológicos y acuarios con fines de educación y conservación ex situ, apegados a estrictos criterios técnicos de conservación e investigación, recomendación que extienden a los jardines botánicos, verdaderos bancos genéticos de la flora de un país.

Fuente: analitica.com
www.vitalis.net