>

La gasolina con que alimentamos nuestros medios de transporte posee gran cantidad de energía química, por medio de la combustión en el motor esta es convertida a energía mecánica, que produce el movimiento de las ruedas, estas transmiten gran parte de esa potencia al suelo y la energía se transforma en cinética que produce el movimiento del vehículo. Perdidas importantes en todo este proceso son la fricción del piso y la resistencia del viento. En las autopistas donde los carros circulan a altas velocidades la energía perdida por la resistencia del aire se convierten en corrientes de viento, estas podrían hacer girar generadores eólicos tipo panemona colocados a lo largo y ancho de las vías rápidas.


    Existen varios proyectos sobre el tema, una organización estadounidense llamada Tak Studio y un grupo de estudiantes de arquitectura de la Universidad de Arizona se encargan de desarrollar dichos trabajos. Proponen utilizar la electricidad generada para iluminación  y servicios viales, también se ha propuesto colocar el sistema en caminos ferroviarios. Está utópica aunque ingeniosa idea aun tiene mucho camino que recorrer, se debe estudiar los gastos en infraestructura y la eficiencia del sistema. No deja de ser contradictoria ya que, la fuente de energía primaria es la quema de combustibles fósiles pero el automóvil es una característica inamovible  de nuestra civilización por ahora, este diseño original e innovador busca aprovechar al máximo cada gota de gasolina quemada

Fuente: Leer más en el blog descontamina y en Via EkoWave