>

Sabía que en la Tierra cae cada día una energía comparable a la cantidad total que todos los habitantes del planeta (casi seis mil millones de seres humanos) consumirían en 27 años? Increíble…!Y es justo ahora, en estas épocas de crisis y de falta de energía o por los problemas generados en el medio ambiente, que las empresas se han volcado a explorar energías alternativas que satisfagan la necesidad mundial sin afectar nuestro ecosistema.
Una de ellas, es la opción de la energía solar, que se constituye como una fuente limpia y de recursos ilimitados para ser aplicada en el desarrollo de nuestra vida diaria. Pero muchos nos hemos preguntado cómo funciona exactamente la energía solar.
Las celdas solares PV o fotovoltaicas funcionan bajo el principio de que la electricidad va a circular entre dos semiconductores distintos al ponerlos en contacto uno con el otro y ser expuestos a la luz.
Entonces, si deseamos saber cómo funciona un auto con estas características, entendamos que la energía solar se convierte directamente en electricidad debido a las celdas solares. Esta electricidad es almacenada en baterías, para que luego, un controlador reciba la energía de las baterías y mueva un motor eléctrico que a través de la transmisión, moviliza las ruedas.
Fuente:www.autohoy.net/

Funcionamiento de los autos solares:

Un auto solar es un vehículo impulsado por celdas fotovoltaicas en exclusividad.
Estos vehículos pueden recorrer grandes distancias a una velocidad promedio de 70km/h, empleando una potencia menor que 1kW. Esta eficiencia se logra mediante el uso de materiales extremadamente resistentes y ligeros, como el kevlar y la fibra de carbono, la fibra de aramida (fibra sintética compuesta por kevlar y Twaron. Estos materiales ultra livianos, son además, altamente resistentes y permiten conferir al vehículo formas aerodinámicas que reducen las pérdidas mecánicas por fricción de rodamientos y en la transmisión.
La energía solar es convertida directamente en electricidad por las celdas solares y almacenada en las baterías. Desde allí pasa a un controlador que se encarga de poner en movimiento al motor eléctrico mediante la transmisión.
Los autos solares tienen los mismos controles que los autos comunes, excepto la caja de velocidades, pues no es necesaria.