>

“El consumo de productos transgénicos aumenta el riesgo de enfermedades coronarias y de muerte súbita por paro cardíaco”.
Organización Panamericana de la Salud
A nombre de los agricultores chinos, el campesino Li Changping envió una carta al padre y creador del arroz híbrido chino, Yuan Longping, pidiéndole que “renuncie” a la generación de dichas variedades. Los productos modificados genéticamente generan daños a la salud y, según reclaman los campesinos chinos, socaban la rica y tradicional variedad de buen arroz que tenía antiguamente el país.

“No tengo dudas de que usted tiene la capacidad de criar nuevas variedades de arroz híbrido que sean de aún más alta productividad. No obstante, espero que en sus años restantes, renuncie a la investigación del arroz híbrido y cambie de rumbo hacia la proliferación de las variedades tradicionales de arroz”, expresó en su carta Li Changping.

Crece la industria en detrimento del campesino

“Para crear un monopolio de semillas y reinar con estos beneficios, los criadores e inversionistas de la industria de semillas han abandonado nuestras semillas originales”, explica en su carta; y destaca que en Pinggu, en el distrito de Beijing, “los agricultores sólo la plantan en un 30% de los campos, pues no pueden encontrar lugares donde comprar las semillas convencionales, es decir, semillas no híbridas, o no modificadas genéticamente”.

“Estoy profundamente preocupado por esto. Si un día los agricultores enfrentan un desastre natural y tienen que replantar sus campos, ¿qué van a usar?”, explica la carta de Li Changping; la misma pregunta que se hicieron anteriormente en Perú, Brasil, Italia y en todas las batallas contra los monopolios que gobiernan el mercado de las semillas a nivel mundial e imponen los productos modificados genéticamente.
Un segundo punto que destacan los agricultores chinos es que, “aunque los rendimientos de los cultivos convencionales son más bajos que los de los cultivos híbridos, el volumen de fertilizantes y agroquímicos utilizados (en los cultivos convencionales) es aproximadamente 20% menos”.

Daño colateral

Li Changping cita en la carta el caso de las antiguas inundaciones en su ciudad natal, Jianli, en que después de un desastre los agricultores podían contar con semillas de maduración temprana, con lo cual podían alimentar a toda la población. Citó además el caso de la inundación del año pasado, en que se quedaron sin semillas ni alimentos para comer, ya que los cultivos eran híbridos y solo habían híbridos en el mercado. Tuvieron que esperar con hambre, que el gobierno los alimentara.
China exporta productos de arroz a muchos países. El 5 de Septiembre 2006, según la Red de Acción en Plaguicidas, Greenpeace International anunció que se había detectado la presencia de arroz transgénico en alimentos procedentes de China. Greenpeace y Amigos de la Tierra analizaron muestras de productos de arroz como Vermicelli y otros productos y alimentos procesados. Cinco de ellas contenían una variedad de arroz transgénico no aprobado en ninguna parte del mundo.

En Estados Unidos, se descubrió que estos productos son los causantes de la muerte de millones y millones de abejas, lo cual obligó a importar abejas desde Australia, único país del mundo desarrollado que ha prohibido el uso de las semillas en cuestión, según un reporte de Perú Magazine.
“Cuando las abejas succionan el polen de flores producidas por plantas transgénicas pierden el sentido direccional y son incapaces de regresar a sus apiarios muriendo en el camino. Así, secretamente, el uso de transgénicos causó la muerte de millones de abejas en Dakota del norte y Dakota del sur. Sin embargo, el gobierno y el departamento de salud y alimentación de los Estados Unidos lo callaron”, agrega el informe.

El informe de Perú magazine del 24 de febrero explica que una “catástrofe de polinización” se produjo en China por culpa de los productos híbridos. “En China sucedió lo mismo con la producción de peras transgénicas. También desaparecieron las abejas, y ello lleva a lo que se conoce como ‘Catástrofe de la polinización’, lo cual obligó a los chinos a recoger cuidadosamente el polen para regarlo y continuar los cultivos”.
Fuente: Anastasia Gubin -La Gran Época, Agencias
Artículo original: Campesinos chinos repudian el arroz modificado genéticamente
Fuente:Vitalis