>

Reino Unido está embarcado en un radical esfuerzo por “limpiar” la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que ha sido cada vez más sacudido por acusaciones de corrupción entre sus países miembros.
En el centro de la tormenta, se repiten las acusaciones de que Japón, el principal promotor de la caza de ballenas, ha tratado de “guiar” las votaciones de naciones más pequeñas que son miembros de la CBI, entregándoles paquetes de ayuda y soborno directo a los representantes de estos países.
Desde 1986, rige una moratoria internacional sobre la caza comercial de ballenas, pero Japón ha continuado la caza, alegando que persigue objetivos “científicos”. Sin embargo, los japoneses están muy interesados ​​en levantar la moratoria y casi lo logran en la última reunión de la CBI, el año pasado en Agadir, Marruecos

Justo antes de esta reunión de 2010, se ventilaron graves acusaciones de que Japón compró votos de algunos miembros de la CBI -entre ellos Antigua, Costa de Marfil y naciones insulares del Pacífico-, con pagos presuntamente realizados a los países y sus representantes. En respuesta directa a estas acusaciones, el gobierno británico ha lanzado una iniciativa para poner freno a las irregularidades financieras y otras dentro de la CBI.
Una resolución de limpieza, propuesta para la 63° reunión de la CBI, comienza en la isla de Jersey este lunes, busca revisar radicalmente los procedimientos de la comisión, algunos de los cuales no han cambiado desde su fundación en 1946, y que a estas alturas se consideran laxos e inadecuada y “abordar las acusaciones de negligencia “, en palabras del Ministro de Pesca de Reino Unido, Richard Benyon.
En particular, la resolución del Reino Unido pondrá fin a una situación absurda para los tiempos que corren: que los 89 estados miembros de la CBI pueden pagar sus cuotas anuales en cheque o en efectivo, en lugar de por transferencia bancaria, como es el caso normal con el resto de las organizaciones internacionales. Se cree que algunas de estas suscripciones, que van desde 100 mil libras esterlinas en el caso de Japón, a cerca de 4.000 libras para los Estados pequeños, en el pasado han sido pagadas con fondos proporcionados por el Estado japonés.
La resolución británica también pretende que la CBI elabore sus propios informes científicos, más rigurosos, que su historial de mantenimiento sea más oportuno y preciso, y hacer que sus reuniones sean más accesibles a los representantes de los grupos de presión ambiental y otras organizaciones no gubernamentales.
La resolución británica inicialmente estaba destinada a ser una resolución de la Unión Europea, pero aunque 26 de los 27 estados miembros de la UE apoyó, Dinamarca no. Los daneses tienden a alinearse con los países pro-caza de ballenas debido a que sus territorios asociados, Groenlandia y las Islas Feroe, tienen una tradición ballenera. Reino Unido presenta por lo tanto la resolución en solitario, pero con el apoyo de la UE.
“Se trata de la limpieza de la CBI”, dijo Benyon, quien estará al frente de la delegación británica en la reunión de Jersey. “En este momento, no tiene lo que se calificaría como el mínimo básico de normas de gobierno”.
“Creo que las acusaciones formuladas el año pasado fueron muy, muy serias. Personas fueron acusadas ​​de aceptar sobornos, y hasta donde yo tengo conocimiento no hay casos ante los tribunales debido a esto. Así que uno tiene que enfrentar la realidad de que toda la organización es dañada cuando tales acusaciones se hacen, y tenemos que tener una organización que no puede dejar de revisar tales acusaciones. “
La postura de Reino Unido se mantuvo: “nos oponemos firmemente a la reanudación de la caza comercial”, dijo Benyon.
“Si la gente pensaba que (el órgano rector del fútbol) FIFA era malo, la CBI es otra cosa”, dijo Chris Butler-Stroud, director ejecutivo de la Whale and Dolphin Conservation Society. “Damos la bienvenida a la iniciativa del gobierno británico”.
Nunca ha habido ninguna sugerencia de malas prácticas en la Secretaría de la CBI, que tiene su sede en Cambridge.
Fuente: Blogeverde