>


Los negros de los negros
Isaac Bigio
Vivimos en un mundo tan contradictorio que los que terminan siendo los más discriminados y perseguidos son justamente aquellos pueblos a quienes más deberíamos agradecer porque gracias a ellos existimos. Según la genética, todos los humanos que vivimos fuera del África descendemos de un puñado de africanos que hace 60 mil años cruzó el mar rojo para poblar el resto del planeta.

Durante el mayor tiempo desde que aparecieron los primeros homínidos hace 2 millones de años y los primeros miembros de nuestra especie, hace 200 mil años las tribus más avanzadas tenían la piel oscura. Los actuales europeos descienden de africanos que contribuyeron a la extinción de la población nativa europea (los humanos neandertales de piel blanca y barba y bellos tupidos).

Las primeras civilizaciones de la Europa continental se basaron en las que antes surgieron en Asia o África (de la cual provienen las pirámides del Nilo). Sin embargo, la globalización se inició entre los siglos XV y XVI esclavizando a decenas de millones de africanos, sub-desarrollando ese continente para poblar a las Américas y hacer que Europa, que nunca lideró al mundo, llegase a convertirse en el centro del planeta.

A pesar de que deberíamos agradecer a toda la gente morena porque gracias a ellos existimos como especie y gracias a su sacrificio se desarrollaron todas las economías occidentales, aún hoy los afroamericanos están dentro de los más pobres en sus respectivas sociedades y en los 3 países con mayor población negra en la América ibérica (Brasil, Colombia y Cuba) nunca ninguno de ellos ha sido electo a la presidencia.

De todos los pueblos de color los más grandes en antigüedad son los más pequeños en peso y estatura: los pigmeos del África central y los bosquimanos del suroeste africano. Ellos son quienes poseen los cromosomas más cercanos a los de los ancestros de toda la humanidad.

Los bosquimanos tienen la piel tostada pero clara y los pómulos y ojos “achinados” manteniendo características que luego desarrollarían en distintas direcciones sus herederos: las 3 grandes razas de hoy (negroides, blancoides y asiático/amerindios). Como carecen de un Estado, todos ellos sufren hasta los peores abusos dentro de los países que más han sido abusados.

Los pigmeos tienen grandes técnicas de caza y coros, aunque hace un siglo los belgas los vendían a los zoológicos, incluyendo los de EEUU. Ellos padecieron de violaciones, carnicerías y hasta el ser cazados y devorados como animales durante las guerras de Ruanda y Congo (las peores de la postguerra fría).

Alemania, antes que en 1939-45 hiciera un holocausto contra los judíos y gitanos, en 1904-07 hizo uno previo en Namibia exterminando a la mayoría de los herreros y de los namas (ligados a los bosquimanos que hoy la república negra de la Botsuana anda expulsando de sus tierras para poder extraer diamantes).

Es penoso ver cómo se maltrata tanto y cómo pocos se mueven para defender a quienes comparten los genes, rasgos y modos de vida de nuestros verdaderos Adán y Eva.
Nuestras raíces
En estas columnas suelo abordar temas internacionales desde una perspectiva impersonal y objetiva como si fuera un desapasionado observador. Esta vez quiero hablar sobre mi persona para alentar a quienes me leen a descubrir sus raíces y ver que en su sangre y sobre el suelo donde están hay un legado histórico, el mismo que afecta a su futuro.
Cuando era niño solía volar cometa en un cerro abandonado y que hoy ha sido reclamado por los arqueólogos como la gran pirámide de los juegos rituales (o Pucllana), la misma cuya área de extensión ocupaba 20 hectáreasera una de las tantas construcciones que tuvo Lima al mismo tiempo que en Europa florecía Roma o Bizancio.
Después que terminé mis estudios en Londres se reveló que en el norte de mi natal departamento de Lima se venían encontrando unas pirámides tan antiguas como las de Egipto, que databan de hace casi 5 mil años y que podían reescribir la historia mundial pues allí se comprobaba que las primeras ciudades no surgieron para hacer la guerra sino para promover el trueque. Lima, que fue la capital del virreinato español en Suramérica y que siempre ha querido seguir todas las modas de Occidente, está cerca de la primera civilización amerindia.
Más tarde me fui apasionando por un descubrimiento hecho en Gobleki Tebe (Turquía frontera con Siria) el cual ha resultado ser, con casi 12,000 años de antigüedad, el templo más antiguo del mundo, el cual también reinterpreta a la arqueología quien antes pensaba que éstos y la religión aparecieron después de la agricultura (y no al revés como allí se está planteando).
Al ver donde quedan esas ruinas, me doy cuenta que éstas sehallana una distancia más cercana a Alepo, en la cual nació mi abuelo de quien llevo su nombre completo. Esta urbe, la segunda de Siria, también he venido descubriendo que disputa el título de ser la ciudad habitada más antigua del globo.
A esta extraña coincidencia de saber que el último Isaac Bigio nació cerca del edificio más antiguo de su hemisferio y que el penúltimo Isaac Bigio vino al mundo cerca del edificio más antiguo del mundo se le sumaba otra. El que descubrió Gobleki Tebe se apellida Schmidt, al igual que mi abuela materna, cuya familia, al igual que dicho arqueólogo, proviene de Alemania.
Sé que todo ello es pura casualidad. Mis 4 abuelos nacieron en 4 distintos continentes (incluyendo quienes vivieron en las Américas antes que Colón o que llegaron a ésta como esclavos) y tal vez eso contribuyó a mi profesión de ser un historiador y politólogo internacionalista.
Muchos de ustedes deben tener raíces incluso más apasionantes, porque hasta quienes sus abuelos provienen de la misma provincia allí hay toda una riqueza histórica a explorar. Todo ello les ayudará a comprender sus orígenes y perspectivas en la vida.
.Fuente: Isaac Bigio, el artículo es bien largo solo traje una parte, pero en internet, al colocar el título sale, Los negros de los negros.