caracol_rnvDespués de ser avistada la presencia en el eje Guarenas-Guatire del Achatina fúlica, conocido como Caracol gigante Africano, un comunicado del Ministerio del Ambiente informó que en Valencia y Naguanagua del estado Carabobo se reportó la presencia de este molusco. Mientras que la dirección de Contraloría Sanitaria y Saneamiento Ambiental de Salud Miranda, lleva adelante una jornada de charlas informativas en las Casas del Pueblo y regiones sanitarias de la localidad, la Dirección Estadal Ambiental en Carabobo, realizó una alerta a través de un comunicado.
El Achatina fúlica posee una “elevada tasa de reproducción, y no tiene enemigos naturales en nuestro país” por lo que su tasa de natalidad puede incrementarse hasta convertirse en una plaga. Un ejemplar del caracol, al año de nacido, puede producir sus propios huevos (hasta 1.200 por año) y pueden vivir por 4 ó 5 años.
Esta especie se puede convertir en “un vehículo de entrada de microbios exóticos nocivos para el ser humano”, recita el comunicado. Las enfermedades que puede causar son las de meningoencefalitis (causas los mismos síntomas que la meningitis) y angiostrongiliasis abdominal (lombriz que parasita los pulmones de las ratas).
Afecta además la producción agrícola consumiendo y habitando en los cultivos de coliflor, repollo, pepino, legumbres, cambur, lechosa, cítricos y cacao. Por ser una especie extraña y que se está habituando al entorno, esta especie puede sobrevivir de cualquier planta, hasta de excremento.

¿Cómo reconocer al Achatina fúlica?

Su apariencia está conformada por una concha que luce franjas alternas marrón claro y oscuras de forma cónica y bastante puntiaguda. Su cuerpo es de color oscuro, con dos pares de tentáculos. El ejemplar del caracol africano puede confundirse con la especie Guácara, muy común en el oriente del país. Sin embargo, conforme a los expertos del Minamb, la concha del caracol africano, no presenta rebordes ni engrosamientos en la abertura de la concha, contrario al Guácara.

Medidas preventivas

En caso de detectar algún espécimen, se debe recolectar y a sus huevos para su eliminación, tomando las previsiones de utilizar guantes para su manipulación. Se recomienda también, no arrojar a la especie en ríos, terrenos baldíos, calles o en la basura ya que afianzará la plaga en el sector.

Fuente: Conseguí esto en la pág de facebook de ASOPRODEM, muy interesante.