La Reserva Natural de las Aves El Dorado fue creada el 31 de marzo de 2006, basándose en la urgencia de conservar uno de los ecosistemas más frágiles e importantes de Colombia, la Sierra Nevada de Santa Marta, hábitat de un gran número de especies animales y vegetales únicas de este particular ecosistema.
La reserva se encuentra ubicada sobre la Cuchilla de San Lorenzo, en el sector noroccidental de la Sierra Nevada de Santa Marta, corregimiento de Minca, perteneciente al municipio de Santa Marta, departamento del Magdalena. Comprende una extensión de 700 hectáreas, en un rango altitudinal entre los 900 y los 2600 m.s.n.m.
Cuenta con un alto número de especies endémicas de aves y de anfibios amenazados de extinción, además, es uno de los principales reductos boscosos de la Sierra Nevada de Santa Marta, hábitat del Periquito de Santa Marta (Pyrrhura viridicata), especie catalogada como en peligro de extinción. Por valores como éstos la reserva es catalogada como un lugar para la Cero Extinción como un Sitio AZE y una Área importante para la conservación de las aves AICA.

Ecosistema
Clima: La reserva protege una muestra de Bosque Alto Andino, presentándose un clima bimodal acon temperaturas promedio de 18ºC.
Características biofísicas: El área de influencia se encuentra ubicada sobre la cuenca hidrográfica del río Gaira, la cual está conformada por numerosas corrientes de agua de tercer y cuarto grado, que son de vital importancia para comunidades menores como corregimientos y veredas.
Biodiversidad: Una de las características más importantes tanto de la fauna como de la flora de la reserva es la presencia de un elevado número de especies endémicas o con algún grado de amenaza de extinción.
Allí podemos avistar al Periquito de Santa Marta (Pyrrhura viridicata), al Atrapamoscas de Santa Marta (Myiotheretes pernix), a la Guacamaya Verde (Ara militaris), al Arañero de Santa Marta (Basileuterus basilicus), al Chamicero Serrano (Synallaxis fuscorufa), al Tororoi de Santa Marta (Grallaria bangsi) y al Arañero Embridado (Basileuterus conspicillatus), entre otros.

Un sitio para conocer
Hay muchos sitios prioritarios para la conservación en el mundo, pero hay uno reconocido internacionalmente por más de sesenta organizaciones -a través de la Alianza para la Zero Extinción-, como el más importante por su extrema conservación de especies endémicas y en peligro de extinción de aves y anfibios: la Cuchilla de San Lorenzo, en la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia.
Se trata de un brazo montañoso que se erige a solo diez o quince kilómetros de los centros urbanos de Santa Marta y El Rodadero, en la Costa Caribe, y que es un verdadero paraíso natural.
“Durante más de cien años este pequeño fragmento de bosque húmedo ha sido explorado por los biólogos, quienes han encontrado en él cada vez más especies endémicas – dijo Alonso Quevedo, Presidente de la Fundación ProAves-. Y agregó: Hoy en día, se sabe que éste es el este sitio con la más alta concentración de especies de aves endémicas del mundo (21), entre las que se cuentan el Periquito de Santa Marta (Pyrrhura viridicata) y el Tororoi de Santa Marta (Grallaria bangsi). Además, en el 2007 se descubrió una nueva especie de búho para la ciencia y existen más de cincuenta subespecies de aves endémicas”.
Además de aves, también presentan niveles excepcionales de endemismo los anfibios, las mariposas, las plantas y otros grupos. Un ejemplo es la Rana Arlequín de San Lorenzo (Atelopus nahumae), clasificada como en peligro crítico de extinción.
“Este lugar es un verdadero oasis de biodiversidad y la joya viva más grande del mundo” -indicó George Fenwick, Presidente de American Bird Conservancy (ABC)-; sin embargo estaba en peligro de desaparecer por su poca protección, su alto riesgo de deforestación, el desarrollo de fincas de recreo y una invasión de pinos no nativos”.
Ante esta situación, la Fundación ProAves lanzó una campaña para proteger la zona y, con el apoyo de ABC, Conservación Internacional (CI) y otras personas e instituciones, adquirió varias propiedades por un total de 700 hectáreas, y bautizó el predio resultante como Reserva Natural de las Aves El Dorado, en homenaje a la legendaria ciudad del oro, El Dorado, por su inmenso valor biológico.
“Además, agregó Alonso Quevedo- con el apoyo de Corpamag (Corporación Autónoma Regional del Magdalena) estamos remplazando los pinos no nativos por especies de la Sierra Nevada y contribuyendo así a asegurar agua de la mayor pureza para las ciudades de la Costa”.
Para Fabio Arjona, Director Ejecutivo de Conservación Internacional Colombia: “La Reserva el Dorado, es un ejemplo de cooperación para salvaguardar áreas críticas donde existen hábitats significativos para la supervivencia de especies amenazadas.
Es muy importante aunar esfuerzos para apoyar esta labor y contribuir en la conservación de la Sierra Nevada de Santa Marta, identificada como una máxima prioridad, dada la extraordinaria singularidad de la flora y de la fauna del único sistema montañoso tropical ubicado al borde del mar Caribe”.

Datos sobre la Reserva
Instalaciones: Cuenta con capacidad de alojamiento para 28 personas, en modernas y cómodas cabañas. Tiene luz eléctrica, agua potable y entra señal de celular.
Atractivos turísticos: Observación de la belleza paisajística; se visualizan los picos nevados y la Ciénaga Grande de Santa Marta; se puede hacer senderismo y observación de avifauna.