Un estudiante de cuarto año de la Facultad de Biología de Ekaterimburgo, Nikolái Sokolovski, realizó un exitoso trasplante de ala a una mariposa tropical.
El ejemplar de Papilio lowii, habitante del museo de mariposas de Ekaterimburgo, fue encontrado en el suelo después de una excursión escolar. El insecto perdió un ala y no pudo volar. Según una empleada del museo, un estudiante que trabaja allí, Sokolovski, fue el que salvó a la mariposa.
“Sin un ala la mariposa no podría volar, alimentarse y moriría. Para salvarla decidimos hacerle un trasplante”, comentó el joven biólogo.
Para realizar la operación Sokolovski utilizó un ala de una de las mariposas muertas de su colección. Con ayuda de una resina médica, Sokolovski pegó el ala seca del insecto de su colección al resto del ala dañada de la mariposa viva. La operación fue un éxito.
“Por desgracia no tenía una mariposa igual, por eso el ala que pegué es un poco mayor y de otro color”, dijo el joven científico.
En la actualidad la Papilio lowii se siente bien, volvió a volar con una nueva ala e incluso ‘aterriza’ y se posa sobre los visitantes del museo.
Los Papilios lowii habitan en Filipinas e Indonesia. La envergadura de las alas de los papillos puede alcanzar 28 cm. Fuentes: RT; Internet

 
Fuente: Natura medio ambiental