Oficinas pensadas en verde, una tendencia que crece

 Cada vez más empresas buscan que el ahorro no sólo signifique que cierren los números de un balance. Cómo son y cómo funcionan las oficinas ecosustentables. Por Andrea Rivas, Cronista.com
 

Las oficinas ‘verdes’ de Google

Las oficinas de HSBC en Barracas cuentan con certificación LEED

El primer Mc Donald’s de Argentina con certificación LEED

Las oficinas ‘verdes’ de Google

Las oficinas de HSBC en Barracas cuentan con certificación LEED

Aprovechar al máximo la luz solar, reciclar su propia basura, pensar dos veces antes de imprimir un mail y utilizar sensores de presencia para ahorrar energía eléctrica son algunos de los puntos que tienen en cuenta las empresas que adoptaron la eco sustentabilidad en sus oficinas.

La toma de conciencia ecológica puede partir desde el momento cero en que se prepara un proyecto, mediante la construcción de un edificio 100% pensado para operar en verde. En otros casos, las firmas tratan de adaptar las oficinas existentes y sumar, entre otras prácticas, el ahorro energético, de agua y hasta el reciclado sustentable.

Desde los cimientos
Las nuevas oficinas del Banco HSBC en el barrio de Barracas figuran entre las primeras en la Argentina en recibir la certificación Leed (Leadership in Energy & Environmental Design), que reconoce a nivel mundial a los edificios eco sustentables y que otorga el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos (US Green Building Council).

Para recibir esta distinción, las empresas tienen que cumplir con ciertos items a la hora de construir, amueblar y poner en funcionamientos sus oficinas. Entre otros puntos, deben  tener en cuenta la eficiencia energética, el uso de energías alternativas, la mejora de la calidad ambiental interior, la eficiencia del consumo de agua, el desarrollo sostenible de los espacios libres de la parcela y la selección de materiales.

El HSBC alcanzó el Leed Gold, dentro de una escala de cuatro niveles que parte del certificado (LEED Certificate), plata (LEED Silver), oro (LEED Gold) y platino (LEED Platinum). El nuevo edificio ‘Barracas Lezama’, se ubica en la antigua planta de Cruz Malta.
Carlos Burgos, Head of Corporate Real Estate de la entidad explicó que este es el noveno edificio que certifica la compañía a nivel internacional. “Pensar proyectos sustentables es parte de una política de la empresa”, aclara Burgos, quien precisa que las evaluaciones de certificación empezaron en octubre de 2009 y finalizaron en abril de este año.

La evaluación “no solo tiene en cuenta ahorro energético, de agua uso de materiales reciclables, sino que también alienta los beneficios para los empleados como el entorno, la implementación de gimnasios, áreas de trabajo informal, comedores y guardería, entre otros beneficios”.

La entidad, que viene aplicando medidas medioambientales desde 2004, planea certificar más edificios. El próximo paso es alcanzar el reconocimiento para su sucursal de San Isidro, que será el primer negocio al público del país en ser evaluado.

Pero este no es el único paso que la compañía da en este sentido “venimos aplicando medidas medioambientales desde el 2004”, cuenta Burgos quien asegura que los empleados están inmersos en una constante política de RSE.

Burgos se queja también por la falta de amoblamientos y otro tipo de materiales que sea biodegradables, hechos en base a productos reciclabes o ecológicos. “No hay un mercado de baldosas o sillas buenas o fabricantes de aire acondicionado que reúnan los cánones que nos piden los certificadores “, reconoce.

Mc Donald’s es otra de las firmas que fue en búsqueda de la certificación LEED Gold y la alcanzó. La firma de comidas rápidas logró el reconocimiento para su local ubicado en la localidad de Pilar.

Entre los principales logros se alcanzó un ahorro de energía del 22,6% y del consumo de agua potable del 45%. La acción se enmarca dentro del programa sustentables que desarrolla la empresa desde el lema “Arcos Dorados Preserva el Presente”.
“Siempre estuvimos orgullosos de nuestro equipo y de las prácticas sustentables que iniciamos. Este certificación afirma nuestra convicción de que cuidar el medio ambiente es importante y nos impulsa a seguir desarrollando propuestas”, afirmó José Valledor Rojo, Director General del Cono Sur de Arcos Dorados.

¿Cuánto cuesta pensar en verde?
María Cristobal es ingeniera civil y directora de Buenos Aires Planning, además de experta en el desarrollo de oficinas corporativas. En diálogo con Cronista.com reconoce que en los últimos años crecieron los pedidos de empresas para construir sus oficinas con un costado ecológico.

“Todo empezó con los edificios inteligentes en los ’80, básicamente con edificios controlados con sensores de temperatura, niveles de iluminación y detectores de humo. Pero más tarde a esto se sumó la idea de lo eco sustentables que apuntan al ahorro y el menor impacto al medio ambiente”, explica.

Cristobal precisa que el sistema de certificación LEED consta de un sistema de puntaje que hasta tiene en cuenta “el acceso y facilidad de llegada de los trabajadores a la empresa”.

“Se premia que los empleados lleguen en bicicleta y no contaminen utilizando el auto, se trata de orientar los edificios de forma tal de ahorrar en calefacción y refrigeración, además de colocar sensores de movimiento y presencia para ahorrar energía eléctrica”, detalla.
Esta ingeniera asegura que pensar un edificio en verde sube los costos de la obra en “sólo un 4%” y que a futuro “se recupera ampliamente”, aunque reconoce que en el país faltan firmas que provean de este tipo de materiales.
“A nosotros nos ha costado bastante que los desarrollistas tomen conciencia del requerimiento del usuario y la importancia de certificar en verde”, admite.

Otra mentalidad
Las oficinas ‘verdes’ son distintas a simple vista. La luz natural que las invade y los cestos para separar la basura según su tipo son dos de los sellos distintivos.
Otras ideas asombran. Ese es el caso de los muebles realizados con persianas recicladas que ocupan los balcones de las oficinas que Google tiene en su sede argentina, en pleno Puerto Madero.

Priscila Bertiz, es Facility Manager de Google para Argentina, Chile y Perú. Cuando nos invita a recorrer las oficinas del gigante tecnológico en la Argentina reconoce que el primer paso a la hora de llevar adelante una oficina verde con éxito es lograr concientizar a los empleados.

“Es importante que el empleado tenga en claro que para la empresa es necesaria su participación”, comenta. Para ello, la firma desarrolla anualmente algunas jornadas para acercar la idea de comportamiento verde.

Además, de utilizar materiales reciclados en muebles y hasta en los pisos, Google alienta el uso de bicicleta a sus empleados y ofrece cascos y hasta duchas, con presión de agua controlada, para que puedan bañarse al llegar a la oficina.

Los baños también tienen en cuenta el ahorro de energía desde las descargadas de los vanitorys hasta los inodoros. “A veces hay quejas que las duchas no son todo lo fuertes que se desean pero el medioambiente lo vale”, asegura Bertiz.

Gigantes verdes
MercadoLibre es otra de las firmas que se subió a algo más que una tendencia e invirtió $60 millones, duplicó la superficie destinada a sus oficinas en la Argentina y adquirió 5 pisos de más de 5.340 metros cuadrados en el edificio INTECONS, ubicado en el barrio de Saavedra.

Las mismas fueron concebidas bajo el concepto “Green”, alineándose a las últimas tendencias mundiales de construcción sostenible. Las instalaciones fueron diseñadas con el menor impacto ambiental, las cuales incluyen controladores de iluminación, control eléctrico en sanitario e incluso sillas premiadas internacionalmente por sus cualidades ecológicas. Además, cuenta con cestos de diferentes colores destinados a recibir de manera disociada papales, envases plásticos del resto de los residuos, para favorecer la política de reciclaje.

Tener edificios ecológicamente sustentables y pensar en verde a la hora de tratar los desechos, controlar el ahorro de energía y utilizar materiales reciclados ya no es solo una moda en algunos países.

Si bien la Argentina recién ingresa en este mundo, donde pensar en el planeta y ahorro va más allá de una estrategia de marketing, algunas señales hacen pensar que cada vez son más las firmas que creen que su pequeño aporte permitirá cambiar el mundo.
 Fuente: cronista.com