Un incendio con cuatro focos amenaza la Reserva de los Ancares

Un incendio forestal provocado con alevosía, en montes del municipio leonés de Villafranca del Bierzo, afecta a cuatro de los valles más importantes de la Reserva de la Biosfera de Ancares. El fuego se propagaba, durante la mañana de ayer, por cinco focos distintos, prendidos sucesivamente, alrededor de la localidad de Tejeira, y dañó espacios de una enorme riqueza natural, tanto por su fauna como por su flora, con especies de plantas únicas y bosques que albergan monumentales tejos milenarios y robles centenarios.

Por la tarde, tras un intenso trabajo, el amplio dispositivo desplegado en la zona lograba dar por controlado el fuego tras arrasar 160 hectáreas, aunque seguían sobre el terreno para su total extinción.
Vecinos y autoridades de Villafranca hablaban ayer, con enorme dolor, de un auténtico «desastre ecológico de dimensiones gigantescas». Son palabras de Luis Manuel Prieto Gaztelumendi, el portavoz del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Villafranca y vecino de Tejeira, quien detalló que el fuego alcanzó los valles de Peña Cabalar, donde se ubican las fuentes medicinales de Tejeira; Ruidemeo, que acoge algunas plantas y especies reptiles únicas en el mundo; el valle de Cales y el valle de Valongo. Se trata de zonas separadas por apenas cuatro o cinco kilómetros, que fueron pasto de las llamas. En todo caso, lo peor es que el fuego, con frentes de hasta tres kilómetros de longitud, penetró en esos bosques con árboles monumentales, al lado de los nacimientos de los arroyos, y conocidos como «morteiras, los bosques más antiguos de la cordillera de Ancares, con robles de 400 ó 500 años, tejos milenarios, acebos, abedules… Pasarán cuatro o cinco generaciones hasta que se pueda volver a ver algo similar», indicó el concejal. La zona afectada es territorio protegido para el paso del oso pardo y la cría del urogallo. También tiene rebecos, cabras, corzos y aves protegidas. Y además, cobija especies únicas que iban a ser objeto de un trabajo de inventario y análisis entre el Ayuntamiento de Villafranca y la Universidad de León.

Indignación

Pero, su indignación aumentó en el momento en que comprobaba que el fuego fue provocado por alguien que conoce la zona y aprovechó los caminos de la ruta de senderismo de «La Mirada Circular» para desplazarse y disponer de «una vía de escape, para evitar pasar por la carretera, donde podríamos haberlo pillado. Está hecho con alevosía y nocturnidad». Y es que los primeros focos se detectaron poco después de las siete de la tarde del jueves y cuando era imposible el trabajo de los helicópteros.
Por otra parte, un incendio declarado a las 15.30 horas de ayer en la zona de Figueruela de Arriba, situado en la reserva de la Sierra de la Culebra, en el límite de la provincia de Zamora con Portugal. Las llamas, que consumían matorral y pasto, obligaron a declarar el nivel 1 de alerta. Un amplio dispositivo de medios terrestres y aéreos, tanto de la Junta como del Ministerio, trabajaban para intentar controlar el fuego. Es el segundo fuego en los últimos días en la zona.

Fuente: ABC.es