Unas 35 especies de categorías ambientales estarían amenazadas de desaparecer del territorio trujillano, producto de la gran contaminación en todas las aéreas que conforman la geografía del estado, advirtió el investigador Abreu
El investigador y docente Willians Abreu, miembro de Zoovisión y del Instituto Experimental Witremundo Torrealba NURR-ULA, ofreció declaraciones en torno a la fauna trujillana, destacando que el estado Trujillo posee aéreas desde zonas costeras (Lago de Maracaibo) hasta zonas niveles (Teta de Niquitao) a 4006 metros sobre el nivel del mar, situación geográfica que da pie para que exista una gran diversidad de flora y fauna en los diez tipos de bosques predominantes en la entidad

Seguidamente, Abreu especificó algunas de las especies en extinción en el estado Trujillo, tales como: el Paují de copete, el Chicagüire, la Gallina Azul, la Cigüeña, Pato Colorado, Águila de Ciénaga, Guacamaya Roja, Loro real, el Jilguero, el Chirulí, el Cardenalito, Perrito de agua, Lapa Paramera, Báquiro, Chigüire, Venado Camerudo y Venado Matacán ,Caimán de la Costa, la Babilla, la Pereza de dos dedos, la Comadreja, el Morrocoy Sabanero, El camaroncito del Río Boconó, entre otras más; que suman aproximadamente 35 especies de fauna en procesos de desaparición en el estado Trujillo.
Expresó el investigador del Instituto Experimental “Witremundo Torrealba”, que la idea no es escandalizar, sino llamar la atención sobre la imperiosa necesidad de ejecutar planes para la preservación de estas especies significativamente relacionadas con el ambiente y la vida humana.

Lago de Maracaibo

Mencionó también que existen, en peligro de extinción, tres especies de peces de consumo humano que se dan en el Lago de Maracaibo, debido a la contaminación y la destrucción de los manglares donde éstos desovan (ponen los huevos). Por tanto se requiere de medidas especiales para su conservación. Igualmente aseguró: “Estamos dispuestos a orientar a cualquier institución que a bien requiera de charlas, talleres, para de esta manera ayudar en la conservación de nuestro medio.”
Fuente: Leer más en Diario de los Andes