La retama y Sus beneficios


La retama crece a la vera de los caminos

Sus bellas y aromáticas flores amarillas que dan colorido en los caminos de la sierra no solo poseen valor ornamental por cuanto tienen propiedades medicinales, según la página en internet viviendonatural.com, las retamas son utilizadas desde hace siglos en infusión con las hojas, para las enfermedades hepáticas, cardíacas, reumatismo, gota, ciática, afecciones a la piel y herpes.

Crece predominantemente desde los 2500 a 3500 sobre el nivel del mar, preferentemente en quebradas a las orillas de los caminos, orlándolos con sus flores “amarillito amarillando” o el “caminito de Huancayo bordadito de retamas”, entre otros sentidos huaynos peruanos que revelan la presencia de esta benéfica planta en la historia de nuestros pueblos.

Las madres campesinas adornan sus salas con las flores que ahuyentan a las moscas; preparan frotaciones, muy eficaz para el reumatismo y es el ingrediente especial en la confección de alfombras para el paso del Señor de los Milagros y otras veneradas imágenes, lo que constituye también un atractivo turístico. Esa tradición se ha incorporado en las procesiones de Lima y las principales ciudades del país.

Es un arbusto de la familia de las leguminosas, crece hasta 3 metros, y presenta tallos erectos, con hojas oblongas lanceoladas pequeñas, propagándose especialmente en la orilla de los ríos donde forma parte de la vegetación del ecosistema ribereño.

Tiene infinitas ramas mimbreñas, sedosas y diminutas hojas en el ápice que se desprenden prontamente del arbusto. A lo largo de las ramas más antiguas nacen racimos de flores de muy pequeño tamaño y de color amarillo; los frutos son redondeados, de cubierta endurecida y córnea y contienen una gran semilla negra en su interior.

El cocimiento de las flores es efectivo en las enfermedades hepáticas

Las cataplasmas florales para los abscesos (acumulación de pus) permite que maduren y así expulsar el pus.

Las hojas y flores, en infusión son útiles para las enfermedades del corazón, reumatismo, gota, ciática, afecciones a la piel y herpes.

Para conseguir los efectos diurético (fuerte), laxante (moderado) y cardiotónico (moderado) hay dos recetas de infusión: Verter una taza de agua hirviendo sobre un puñado de flores (35g) dejar en reposo por unos 15 minutos y tomar 3 tazas al día.

Hervir un litro de agua, añadiendo sobre ella 25 gr. de flores bien secas. De esta infusión se pueden tomar de 2 a 4 tazas por día.

Las flores se deben coger de una en una cuando están recién abiertas desechando aquellas que tengan los pétalos marchitos. La desecación debe ser rápida manteniendo, una vez secas, su hermoso color amarillo.


En infusión es útil para varias enfermedades entre ellas las del corazón
Fuente: La Patria