Un joven orangután juega con un iPad con el dedo y crea manchas de color. En el zoo de Milwaukee, en Estados Unidos, los orangutanes son seguidores de la alta tecnología y juegan con las tabletas que pronto les permitirán encontrar vía internet a orangutanes de otros zoos.

Mahal pasa la lengua por el iPad y comienza a jugar  su juego favorito. Pronto, él y sus compañeros podrán utilizar esta herramienta para una actividad incluso más apasionante: ver a orangutanes de otros centros zoológicos por internet.

Estos animales se muestran ya emocionados ante la visión de videos de otros orangutanes que pueden admirar desde sus tabletas, afirman los responsables del zoo situado en el noreste de Estados Unidos, pero ver directamente a sus compañeros podría ser incluso más interesante.

“Estamos ansiosos de ver a dónde nos va a llevar esto”, afirma a la AFP Trish Kahn, responsable de los primates del centro zoológico de Milwaukee. “Quizá permanecerán totalmente indiferentes, pero tal y cómo les conozco, pienso que van a comprender de dónde viene la imagen directa y que ven a otro orangután”, afirma.

Los simios de Milwaukee pueden divertirse con iPads, que se les asoman a las puertas de su jaula de cristal y que están equipados con wifi, de forma que puedan jugar y los visitantes puedan verles por una una webcam.

Otros zoos utilizan tabletas para sus orangutanes, financiadas por la asociación Orangutan Outreach, que ha lanzado la campaña “Aplicaciones para los Monos” (Apps for Apes) tras ver cuánto disfrutan estos animales jugando con su iPad en Milwaukee.
El objetivo es doble: proponer una actividad a estos animales que desarrolle su inteligencia y tratar de convencer a los visitantes de sumarse a una campaña de protección de esta especie en vías de extinción.

“Estos animales están amenazados de extinción”, afirma Khan a la AFP, al hablar de estos simios “destacadamente inteligentes”. Su hábitat está siendo poco a poco destruído a causa de la deforestación en Indonesia para producir aceite de palma.

Scott Engel, voluntario y fotógrafo independiente, muestra los videos a los simios a través del grueso vidrio de su jaula y responde a los visitantes que lo acribillan a preguntas.
Así, afirma que a Mahal le encanta ver imágenes de pingüinos, mientras que su madre adoptiva, MJ, adora los documentales sobre la naturaleza de David Attenborough para la BBC.

MJ toca el cristal para pedir a Scott que inicie el próximo video.
El voluntario se puso en contacto con el zoo para donar su viejo iPad. Ahora acude al centro varias veces por semana para mostrar a los orangutanes los videos que, a menudo, filmó él mismo.

“Es maravilloso poder establecer una conexión con un animal”, afirma el fotógrafo.
Mahal aplaude cuando ve a Scott y adora jugar con él al escondite, ocultándose bajo la ventana, mientras que MJ llama la atención del voluntario para que también juegue con ella.

Incluso Tommy, un viejo macho solitario de 30 años que pasa la mayor parte del tiempo en su rincón, se acerca de vez en cuando: a él también le gusta ver a Scott y su iPad.
“Para nosotros es maravilloso verle salir y dejar de esconderse”, afirma Khan. Tommy es “fantástico y queremos que la gente lo vea”, explica.
Fuente: Terra Colombia