El excremento de los osos pandas contiene bacterias que podrían acelerar el proceso de obtención de biocombustibles y evitar así recurrir al empleo de cultivos alimenticios como maíz o soja, desveló hoy un estudio científico dela Universidadde Misisipi.

“¿Quién hubiera pensado que las heces de los osos pandas podrían ayudar a solventar uno de los principales obstáculos para producir biocombustibles, que es la optimización de la descomposición de los materiales de las plantas utilizadas en el proceso?”, afirmó Ashli Brown, profesora de bioquímica dela Universidad Estatalde Misisipi en EU y coautora del estudio.

El trabajo fue presentado esta semana en Denver, en el encuentro dela Sociedadde Química de Estados Unidos, ACS por sus siglas en inglés. “Esperamos que nuestra investigación contribuya a expandir el uso de biocombustibles en el futuro y a disminuir la dependencia del petróleo. También que destaque la importancia de conservar especies animales en su medio natural”, abundó la académica.

Brown estima que en ciertas condiciones, las bacterias del sistema digestivo de los pandas pueden convertir hasta 95 por ciento de la biomasa vegetal en azúcares simples.

Estas bacterias contienen enzimas tan poderosas que eliminan la necesidad de temperaturas elevadas, presiones altas o sustancias ácidas utilizadas actualmente para obtener combustibles a partir de maíz. Los procedimientos actuales para obtener biocombustibles son costosos y prolongados. Las bacterias de los pandas, en cambio, pueden permitir la obtención en forma más rápida y más limpia, con la ventaja adicional de un costo de fabricación menor.

Como las termitas
Las bacterias de los osos panda podrían descomponer en forma eficiente la llamada lignocelulosa, un compuesto que da rigidez y firmeza a las paredes celulares de las plantas, pero que dificulta enormemente la extracción de los azúcares para la producción de biocombustibles. Los científicos sabían desde hace mucho tiempo que los pandas, al igual que las termitas y el ganado, tienen bacterias en su sistema digestivo que les permiten descomponer celulosa.

El bambú es el alimento base de los osos panda silvestres y se estima que un adulto puede consumir entre 10 y 20 kilos por día. El estudio de esas bacterias sólo comenzó a profundizarse, sin embargo, a partir del interés en los biocombustibles. Brown y su equipo de investigación pasaron un año estudiando los excrementos de una pareja de pandas del zoológico de Memphis y hallaron que bajo determinadas circunstancias estas bacterias estomacales pueden convertir 95% de la biomasa de la planta en simples azúcares.

Los científicos identificaron varios tipos de bacterias en las heces, incluyendo algunas similares a las halladas en termitas, reconocidas por su capacidad de digerir madera. Los investigadores dela Universidad Estatalde Misisipi están trabajando ahora en la identificación de cada una de las bacterias, con el objetivo de aislar las enzimas más eficientes. Brown señaló que en un futuro podría utilizarse ingeniería genética para introducir genes en levaduras que producirían las enzimas necesarias en cantidades industriales.
“El descubrimiento también nos da una lección sobre la importancia de la biodiversidad y de la preservación de los animales en peligro de extinción”, agregó la investigadora. Se estima que hay menos de 2 mil 500 pandas en su ambiente natural y alrededor de 200 en cautiverio. Los animales y las plantas son una fuente fundamental de medicinas y otros productos de los que dependen los seres humanos”, dijo Brown. “Si los perdemos, esa fuente potencial desaparecerá para siempre”, concluyó.

Turbosina con Jatropha curcas
Actualmente el biocombustibles de mayor producción es el que se obtiene a partir de la planta Jatropha curcas, conocida como piñón mexicano, que perteneciente a la familia de las euforbiáceas, cuyo origen se adscribe a México y América Central. La especie, que soporta altas temperaturas y mide entre 3 y6 metrosde altura, es una buena opción para la industria energética y se han realizado con éxito numerosas pruebas para su utilización de manera permanente en la obtención de diésel y de turbosina principalmente.
En el país Volaris ya inició el uso de bioturbosina obtenida dela Jatrophacurcas y Aeroméxico fue la primera aerolínea a escala mundial en realizar un vuelo trasatlántico con ese combustible. Otras compañías que han volado con bioturbosina en el mundo son Air New Zealand, Continental Airlines, JAT y TAM y recientemente KLM.

Las razones de la incorporación de los biocarburantes al transporte en general y el aéreo en particular responden al creciente incremento general de los precios de los carburantes y a la incorporación de la aviación en el sistema europeo de comercio de emisiones de CO2.
La Asociación Internacionalde Transporte Aéreo (IATA por sus siglas en inglés) destaca que desde 2003 se ha producido un incremento de 300% en la compra de combustible de las aerolíneas. El gasto total del combustible ha ascendido de 44 billones de dólares mundiales en2003 a140 billones en 2010. (México • Redacción)

Fuente: http://impreso.milenio.com
http://www.aviacioncivil.com.ve/revolucionaran-heces-de-pandas-los-com