El cactus caminante

Tenía unos 6 centímetros de largo, el cuerpo blando como de un gusano y 10 pares de espinas, según determinaron sus descubridores. Lejos de ser una planta, se trataría del antepasado de los artrópodos modernos, como los crustáceos o las arañas.
Esta criatura tenía diez pares de patas articuladas y medía 6 cm de longitud

En realidad no es un “cactus caminante”, pero así fue apodado por la comunidad paleontóloga, y como ya nada me sorprende, inicialmente le buscaba las raíces en lugar de la cabeza. De lo que sí se trata es de algo probablemente mucho más significativo: El descubrimiento de la Diania Cactiformis -un tipo de gusano cuyos fósiles datan de unos 520 millones de años- que podría ser el eslabón perdido entre los antiguos lobopodios y los actuales artrópodos, según un grupo de paleobiólogos.

Se descubrieron tres fósiles completos (y otros 30 parciales) de este bicho con cuerpo blando de unos seis centímetros de largo y con diez pares de patas como espinas, del que además se presume que debiera tener su apéndice articulado. El hallazgo fue realizado por la paleontóloga Jianni Liu en los esquistos de Maotianshan, ubicados en la provincia de Yunnan, al sur de China.

Así, este gusano de aspecto vegetal comparte varias características físicas con los mencionados lopopodios (gusanos con patas) previos a la explosión cámbrica, pero se diferencia en su apéndice con elementos articulados, que lo asemejan más a los artrópodos modernos (como arañas e insectos) que cualquier otra especie de entonces.

Los investigadores creen que es probable que las extremidades de esta criatura se endurecieran antes que el cuerpo, una forma de evolución que, de momento, no se puede extrapolar a todos los artrópodos.

De todas maneras, ya se le considera como una evidencia clara entre cuerpos blandos y los exoesqueletos rígidos y articulados. Ahora Liu y su equipo se encuentran abocados a la búsqueda de otros fósiles que puedan aclarar otras interrogantes, como las cabezas de los artrópodos y sus cuerpos segmentados.

¿Qué te parecen el descubrimiento y el “gusano con patas” o “cactus caminante” en sí?

Fuente: Naturahoy y Barahonero.com