Lodos Rojos

En el proceso de refinación de la bauxita para la obtención de la alúmina, materia prima necesaria para la producción de aluminio, se generan los lodos rojos y la soda caústica (hidróxido de sodio). Según detalla el proyecto, estos residuos terminan depositados en las lagunas próximas al río Orinoco, en una proporción anual de un millón de toneladas de lodo, un cuarto de millón de toneladas de arena roja y dos millones de metros cúbicos de líquidos cáusticos. Hasta el momento se estima que más de 35 millones de toneladas de lodo rojo se encuentran almacenadas en los sistemas lagunares. El proyecto refiere que en los últimos diez años, “CVG Bauxilum ha invertido en actividades de reacondicionamiento y adecuaciones de estas lagunas con la finalidad de garantizar un almacenamiento razonablemente seguro. Algunas de las acciones ejecutadas son: la construcción de canales para desviar las aguas de escurrimiento superficial, la elevación de diques para incrementar la capacidad de almacenamiento de residuos, la construcción del sistema de captación y bombeo de posibles filtraciones, monitoreo y control de los efluentes de planta hacia la laguna, entre otras”.
Las empresas básicas de Guayana siguen vertiendo sus fluidos químicos en el río Orinoco, contaminándolo con infinitas sustancias que afectan el ecosistema fluvial y a las poblaciones que viven de la pesca, como Cambalache.
El Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela (CIEV), dirigido por Alejandro Lanz, advierte que los pescadores de Cambalache están muy preocupados por la contaminación de las aguas y las repercusiones que esto les ha traído en los últimos meses.
 Los afectados señalan que las personas evitan comer los peces de río y han dejado de ir a los restaurantes a la orilla del Orinoco por temor a enfermarse. Esto trae como consecuencia que la economía del pueblo se venga abajo afectando a miles de familias que desde hace muchos años viven en armonía con el río.
Barbarie industrial
 Reconoce el centro que la contaminación del río a través de una cañería o canal de desagüe con lodo rojo, y otros elementos químicos que parten de las plantas productoras de alúmina y aluminio primario de Venalum y Bauxilum, constituye uno de los “crímenes ecológicos más aberrantes en el estado Bolívar”
Pastora Medina
  “Hemos estado denunciando el deterioro ambiental del país y de Guayana, por todo lo que esto afecta de manera directa a nuestra salud; por la altísima contaminación que tienen nuestros ríos, bosques, aire, y que se evidencia a través de lo que respiramos, del agua y alimentos que consumimos”.
            Como para acentuar la gravedad de la situación, Medina apuntó que, en los indicadores de salud de los informes epidemiológicos del Estado aparecemos ocupando los primeros lugares, en el país, en enfermedades respiratorias.
            Esto ha conllevado el nacimiento de niños y niñas con laterales hendidos y labios leporinos, explicó; para luego adicionar que, de cada diez infante que nacen, uno es autista.
            Y afirma que todo esto ocurre por una serie de causas que dañan nuestro ambiente, aparte de las enfermedades ocupacionales de los trabajadores.
            Explicó que, toda esta situación es generada, entre otras cosas, por descargas de aguas negras, servidas, a nuestros ríos Orinoco y Caroní; el uso de mercurio y otros minerales en la actividad minera; el basurero de Cambalache, sin ningún tipo de tratamiento acorde con normas sanitarias; la laguna de oxidación de lodos rojos de Bauxilum que pasa toda la soda cáustica directamente al Orinoco; los gases que se producen en plantas de las empresas básicas que pasan directamente al ambiente, contaminando el aire que respiramos
http://www.cienciaguayana.com/2012/01/fonacit-destina-recursos-para.html