La extraña postura de Venezuela
Río de Janeiro-Carlos Corominas-Efe VerdeVenezuela se posicionó el lunes por la noche del lado de EEUU en las negociaciones sobre la creación de reservas marinas, en una jugada que pocos entienden. Durante todo el lunes, se intentó sin éxito aprobar una declaración sólida en materia de protección de los océanos que permitiera apuntarse un éxito a las delegaciones en un texto final carente de ambiciones. Al ser preguntado sobre el tema, un miembro de la delegación de Venezuela asegura no entender la medida y no poder explicarla por no haber recibido información al respecto de los negociadores jefes.  
La sesión del lunes por la tarde en materia de océanos se cerró sin acuerdo. Las negociaciones se reanudaron a las 23:00 con la intención de discutir el párrafo 163, el más controvertido y en el que se discutía sobre la creación de reservas marinas que protegieran la biodiversidad y los recursos genéticos en aguas internacionales. EEUU, Canadá, Venezuela lideraron la oposición con un apoyo más moderado de Japón, Rusia, Noruega e Islandia. La Unión Europea y el G77 eran los principales defensores de la creación de esta figura de protección. El texto podía haber quedado abierto y ser discutido durante las sesionas de alto nivel a las que asisten los jefes de Estado. Sin embargo, Brasil, presidente de las negociaiones, ha querido cerrar el acuerdo antes de la llegada de los mandatarios para evitar salir sin consenso de Río+20.  
La reunión se desarrolló en torno a grupos cerrados donde tres o cuatro países discutían detalles concretos, algo inusual en las negociaciones de este tipo de la ONU donde se suele debatir en sesión abierta. Los 7 países que se oponían a la aprobación de las reservas marinas se enfrentaban a 180 que sí defendían esta medida. En un momento de la negociación, la jefa de la delegación venezolana, Claudia Salerno, pide que la reunión se mantenga a puerta cerrada, por lo que el miembro de Greenpeace, único representante de la sociedad civil, es expulsado de la sala. Finalmente, a las 02:30 de la madrugada se aprueba el texto con el párrafo 163 (162 en el texto final) redactado de esta manera:
162. We recognize the importance of the conservation and sustainable use of marine biodiversity beyond areas of national jurisdiction. We note the ongoing work under the UN General Assembly of an Ad Hoc Open-ended Informal Working Group to study issues relating to the conservation and sustainable use of marine biological diversity beyond areas of national jurisdiction. Building on the work of the ad hoc working group and before the end of the 69 th Session of the United Nations General Assembly we commit to address, on an urgent basis, the issue of the conservation and sustainable use of marine biological diversity of areas beyond national jurisdiction including by taking a decision on the development of an international instrument under UNCLOS.
, Venezuela justifica su posición debido a que no había firmado la conocida como  ley del mar
, “aunque hay muchos países que no la han ratificado y apoyaban la propuesta” explica. Por otro lado, la posición de Estados Unidos “se debe a posibles intereseses de investigación farmacéutica y explotación de petróleo en alta mar”. Este acuerdo podía haberse convertido en el único punto positivo de Río+20 de cara a tomar medidas para “presionar a gobiernos y empresas a proteger los océanos”.
Carlos Corominas:@carloscorominas

Fuente: Circulo Ambiental