Un entorno privilegiado como es el de la Sierra de Badaya fue oculto durante años como un tesoro. En las ruinas del Monasterio de Santa Catalina, las hiedras, los musgos líquenes y otros elementos naturales aprisionaron la piedra para que no cayera y mantuviera su gallardía. Mucho tiempo tuvo que pasar para que la naturaleza hiciera su trabajo y el ojo del hombre se percatara de lo singular de este rincón. Hoy se ha convertido en el Jardín Botánico de Santa Catalina abierto para que el visitante disfrute de la combinación de la historia y la botánica.

En su recorrido se puede disfrutar de las plantas autóctonas y de diferentes especies traídas de lugares más o menos lejanos como las araucarias chilenas, helechos arbóreos de Nueva Zelanda, cactus argentinos, un olivo milenario, entre otros.
 
Fuente: Cuidados de plantas.com
 
El Jardín botánico de Santa Catalina o en euskera: Santa Katalina Lorategi Botanikoa, es un jardín botánico de unos 32.500 metros cuadrados de extensión que se encuentra en el municipio de Iruña de Oca, en el entorno de la Sierra Badaya, provincia de Álava, comunidad autónoma del País Vasco, España. Es miembro de la Asociación Ibero-macaronésica de Jardines Botánicos
 
Historia
Descendientes de la familia más poderosa de Iruña de Oca, fueron los que construyeron la casa torre en el siglo XIII, tiempo de revueltas feudales.
Siglo y medio después cuando hubo paz en la zona, los Iruña decidieron cambiar su lugar de residencia y construyeron una nueva edificación en Vitoria (la actual torre de doña Otxanda), y cedieron su antigua residencia a la orden de los Jerónimos.
Pocos años después pasó a manos de los monjes agustinos, que fueron los que costruyeron el monasterio de Santa Catalina, y conservaron la vieja torre, a la que adosaron una iglesia con su correspondiente claustro.
En 1835 con la Desamortización de Mendizábal fue desocupado de los monjes. Y la ruina total se adueñó del recinto, en la primera guerra carlista fue reconvertido en cuartel de las tropas del pretendiente Don Carlos. Tras la caída de esta fortaleza, los carlistas la incendiaron y lo dejaron convertido en ruinas.
El jardín botánico de trespuentes empezó en el año 1999 como un proyecto, y en el año 2003 era ya una realidad.

 Colecciones

El jardín botánico de Santa Catalina.

La orografía de esta zona permite tres tipos de condiciones climáticas y, por lo tanto, de flora: mediterránea, atlántica y mixta. Acoge más de 1.200 especies botánicas procedentes de los cinco continentes. Hay organizados tres recorridos:
  • Plantas autóctonas
  • Plantas orientales, y árboles australianos.
  • Una gran variedad de especies acuáticas.

Fuente: Wikipedia