Algas

Existen 10.000 variedades de algas comestibles en el mundo.

Puede que las algas se encuentren en el escalón más bajo de la cadena alimenticia, pero pueden ser una solución para algunos de los problemas más complejos del mundo, incluida la escasez de alimentos.
Sirven como alimento para los seres humanos y los animales, y pueden cultivarse en el océano.

Muchos científicos creen que los biocombustibles derivados de las algas pueden ayudar a reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles.

Desde hace mucho tiempo éstas forman parte de la dieta en Asia, y países como Japón tienen enormes granjas de algas.

Al igual que los insectos, pueden añadirse en la preparación de otros alimentos sin que nos demos cuenta.
Científicos de la Universidad de Sheffield Halam, en Reino Unido, probaron reemplazar la sal en el pan y otros alimentos procesados con alga en gránulos.

Estos gránulos le dan mucho sabor a la comida pero tienen poca sal, un ingrediente que afecta la presión sanguínea y que tiene efectos nocivos para la salud.

Y como existen 10.000 tipos en el mundo, el sabor que pueden aportar es bien variado.

Fuente:

Algas, insectos y carne de laboratorio: los alimentos del futuro (BBC Mundo)