La tortuga caimán (Macrochelys temminckii) es una de las mayores tortugas de agua dulce en el mundo. Su nombre científico es en honor al zoólogo holandés Coenraad Jacob Temminck.


Descripción

Macrochelys temminckiiHolbrookV1P24A.jpg

Tortuga de unos
20 kg.

Esta tortuga se caracteriza por su gran cabeza y su cola larga y gruesa. Su caparazón posee tres hileras osteodérmicas dorsales.

Respecto a su coloración, es gris, marrón, negro, o verde oliva, a menudo cubiertos de algas. Poseen patrones de color amarillo alrededor de los ojos, para romper el esquema visual y mantener a la tortuga camuflada.

Su peso en ejemplares adultos en promedio alcanza los 80 kg y una longitud de 65 cm. Sin embargo, se han citado casos de tortugas caimán de 80 centímetros y 110 kilos de masa corporal.

Dentro del hocico, esta tortuga posee en la punta de la lengua un apéndice vermiforme (que imita la forma de un gusano), con la finalidad de atraer peces. Para cazar se mantiene inmóvil en el fondo del agua con el hocico abierto, moviendo la lengua para atraer peces. Cuando uno de estos se acerca, cierra el hocico con gran velocidad y fuerza.


 Alimentación

A edad temprana es un carnívoro oportunista, a medida que van creciendo se trasforma en omnívora. La base de su dieta corresponde a peces, pudiendo consumir anfibios, serpientes, crustáceos y carroña. En cautividad puede consumir casi cualquier tipo de carne, incluyendo roedores, vacuno, pollo y cerdo.

 Hábitat y distribución

Habita en el río Mississippi y sus afluentes en todo el sureste de EE. UU.. También se encuentra en el río Misuri, tan al norte como la presa en Yankton, en Dakota del Sur.

Fuente: Wikipedia

Toda esta información es de Infortortuga.com
Macrochelys temminckii  (Harlan, 1835)  
Tortuga aligátor o tortuga caimán
Inglés: Alligator snapping turtle
Alemán: Geierschildkröte

Taxonomía: Pertenece
 a la familia Chelydridae. Es la única especie dentro del género Macrochelys, y no tiene ninguna subespecie.
Hasta hace poco a este género se le llamaba Macroclemys.

Especies similares: La única especie que se asemeja a la tortuga caimán es la tortuga mordedora (Chelydra serpentina). Son las dos únicas especies de la familia.
Se distinguen con facilidad porque la tortuga aligátor tiene los escudos del caparazón más abultados y todo su cuerpo parece de camuflaje, ya que tiene formas que le hacen parecer un tronco sumergido.

Morfología: Es una tortuga muy singular. Tiene el caparazón de color marrón oscuro, con los escudos que sobresales, de tal forma que le dan mucho relieve y parece un tronco. El cuerpo es más o menos del mismo color.
El plastrón es muy pequeño, y le deja mucha carne sin proteger. Tiene una potente mandíbula, cuatro patas muy fuertes y una cola bastante larga y gruesa.
Esta tortuga en el fondo de los ríos y lagos pasa desapercibida, pues su camuflaje le sirve para cazar peces descuidados.
También es muy singular su boca: tiene una lengua con la forma y color de un gusano, que le sirve para atraer a los peces y comérselos.

Dimorfismo sexual: No hay mucha información al respecto. Los machos acostumbran a ser mayores, y tienen la cloaca más alejada del caparazón que las hembras.

Tamaño: Estas tortugas pueden llegar a medir entre 65 y 75 cm, y pesar hasta 100 Kg.

Distribución: Habita en Estados Unidos, en los Estados de Florida, Alabama, Mississippi, Louisiana, Texas y una buena parte del río Mississippi y sus afluentes.

Hábitat: Esta tortuga habita prácticamente todo tipo de ríos y lagos, pero prefiere masas de agua con poca corriente. Le gustan los fondos lodosos, con mucha vegetación y con tronques hundidos, donde se camuflarán para poder cazar.

Mantenimiento: Para poder tener a esta tortuga en condiciones será indispensable un gran acuario o un estanque al aire libre.

Lo ideal sería que el fondo fuera una capa de lodo, y hubiese mucha vegetación.
Deben tener una pequeña zona terrestre por si quieren desovar. El acceso a esta zona debe ser con rampas o rocas, de tal forma que la tortuga pueda salir sin dificultades. El estanque debe tener por lo menos 80 cm de profundidad, y debe disminuir progresivamente, de tal forma que la tortuga pueda salir arrastrándose, puesto que los ejemplares de esta especie son bastante mal nadadores.
Se puede mantener esta especie al aire libre, aunque no es tan resistente como Chelydra serpentina.

No se deben tener varios machos adultos en un mismo estanque. Lo más recomendable es tener un macho con varias hembras en cada recinto, siempre y cuando tengan más o menos el mismo tamaño.
 

Alimentación: Su alimentación está compuesta por peces y crustáceos a los que caza sin piedad. También aceptará moluscos, grandes insectos, anfibios, otros reptiles (son capaces de comer culebras, tortugas de otras especies o juveniles,…), pequeñas aves y mamíferos. Si se las acostumbra también aceptarán pescado, carne con poca grasa y corazón de ternera.
Es aconsejable darle a menudo alimento vivo, porque es una manera de mantenerla en forma y con los reflejos bien rápidos.

Comportamiento: Esta especie se caracteriza por su agresividad, llegando a herir gravemente las manos y dedos de algún cuidador despistado.
Debemos tener en cuenta que no veremos muy a menudo a estas tortugas, porque pasan la mayor parte del tiempo en el fondo del acuario.
Como ya se ha comentado, son bastante malas nadadoras. Acostumbran a caminar por los fondos y a trepar por las paredes del estanque para salir.
Su forma de cazar es realmente curiosa: la tortuga se queda en el fondo totalmente quieta, con la boca abierta y mostrando su lengua que parece un gusano. Cuando se acerca algún pez curioso es absorbido con gran voracidad por la tortuga.
A su camuflaje también le ayuda las algas que suele tener en el caparazón.

Reproducción: Se ha conseguido algunas veces reproducir estos animales en cautividad, pero no es tarea fácil.
La hembra puede realizar la puesta a distintas distancias: hay hembras que hacen el nido cerca del agua y otras que lo hacen bastante lejos. Los huevos los entierran en un agujero que hacen con las patas traseras.
Las puestas suelen ser de 10-50 huevos. Los huevos son casi totalmente esféricos.
La incubación se deberá hacer a unos 28 ºC y con un 90 % de humedad.

Problemática: Como ya hemos repetido mucho, los principales problemas que podemos encontrar con esta especie es que se hace bastante grande y que es muy agresiva. Por lo demás, se adapta bastante bien a la cautividad.
Nunca se deben soltar ejemplares de esta especie fuera de su hábitat, pues pueden crear un grave problema medioambiental, ya que se adaptan con rapidez y podrían acabar con mucha fauna autóctona.

Legislación: Es una especie de libre comercialización, pero no es muy frecuente encontrarla en los comercios.

Artículos relacionados:Alimentación de las Macrochelys
Instalaciones para las Macrochelys