Los huracanes, como el reciente Isaac que azota Norteamérica, son de las fuerzas de la naturaleza más destructivas del planeta. Sin embargo, pese a los riesgos, los científicos creen haber encontrado una forma de controlarlos.

Los científicos señalaron en una publicación en Atmospheric Science Letters, que existe una relación entre la temperatura de la superficie del océano y la energía asociada al potencial destructivo de los huracanes, informó Leeds.ac.uk.

Así, los expertos plantearon que al bajar la temperatura de la superficie del océano por medio de la siembra o bombardeo de nubes, sería posible disminuir también la intensidad de los huracanes.
“Los huracanes obtienen su energía del calor contenido en la superficie del mar (…) Si somos capaces de incrementar la cantidad de luz del sol reflejada por las nubes sobre la zona donde se desarrollan los huracanes, habrá menos energía para alimentarlos”, indicó el doctor Alan Gadian de la Universidad de Leeds, en Inglaterra.

Publicado por Francisca Rivas

Fuente: Biobiochile.cl