Para obtener este abono organico, he ido agregando al compostador diferentes materias orgánicas, como pueden ser en orden de importancia las siguientes, estiércol de caballo, las ramas trituradas de la tala de los arboles, la siega del cesped, restos de hortalizas, a todas estas materias, le suelo agragar  en menor proporcion, cascara de huevos, cenizas, pozos del café etc.

     Una vez lleno el compostador, se riega y remueve cada 30 o 40 días, para que se vaya formando un buen compostaje y una vez trascurrido unos 7 o 8 meses, ya tendremos listo para utilizarlo.

      El compost lo utilizo para abonar directamente el huerto, pero también guardo en sacos para disponer de él para otros usos o cuando siembre algo que quiera enriquecer la tierra con la materia orgánica.

     Una vez vaciado el compostador, se limpia bien y se prepara nuevamente  para tenerlo disponible para iniciar otro ciclo de compostaje.

     Este nuevo ciclo ya lo he iniciado, agregando estiércol de caballo fresco para que vaya fermentando. Poco a poco, durante los próximos meses, iré agregando el resto de materia orgánica, hasta conseguir completar nuevamente el ciclo.
    Hasta aquí, este comentario sobre la preparación del compostaje que utilizaré como abono para las plantas del huerto.
     Un cordial saludo. Antonio
Fuente:  Antonio López Pérezen El huerto del Lopez