AUXILIO

Arbol de Tiamo en el bosque
Hoy aprovecho mi humilde espacio, no para escribir sobre las cosas hermosas que me regala la Naturaleza, si no para expresar a todas las personas sensibles del país y del planeta lo que ya está plasmado en un ¨proyecto¨, firmado por el presidente de la República y por el Ministro del Ambiente, así como aprobado por la Asamblea Nacional. En ese proyecto se plantea nada mas y nada menos que destruir miles de metros cuadrados de bosque para construir una planta de transferencia de basura a imagen y semejanza de la de Las Mayas.


Planta de Transferencia de desechos sólidos Las Mayas

El espacio que piensan tocar está ubicado en la cuenca del Embalse de La Mariposa, a orillas de la carretera que conduce a San José de Los Altos, en la zona protectora de Caracas.
Desde aquí le hago un llamado al Ministro del Ambiente, pues creo que no tiene la más mínima información de lo que representaría para los habitantes de ésta zona y para los habitantes del Sureste de Caracas la ubicación de toneladas de basura en ésta área, lo cual considero es un disparate. Lo invito, Sr. Ministro a que haga un paseo, sin escoltas, se coloque al lado en un recodo de esa carretera y revise lo que Ud. Pretende hacer. Cuando esté allí, solo, escuche los mensajes del bosque, el correr del agua, el canto de los grillos. Posiblemente se le acerca un colibrí y le da un beso, o escucha una pavita hormiguera con su triste canto, o por qué no, un hermoso querrequerre con su llamado autoritario, o posiblemente un gnomo le mueva las botas de sus pantalones. Si tiene miedo, lo pueden acompañar Sofía, María o cualquiera de los niños que nombro más adelante, para que lo enseñen a oír cada una de las manifestaciones del bosque. Toda esta información es del Blog Amaranta Casa de Colibríes, amigos lectores, si en algunas de sus manos esta el poder para hacer algo por este espacio Natural, se le agradecería su apoyo y ayuda al respecto.



Subiendo por esa carretera, de Caracas a la Cortada del Guayabo, se podrá dar cuenta que ese borde de vía, a mano izquierda es una reserva de inmensos árboles y de gran cantidad de avi-fauna. El borde derecho está invadido por precarias casas, sin disposición de escretas. Las aguas negras de esas viviendas llegan al cauce de agua que desemboca al Embalse de La Mariposa. Me gustaría saber si Ud está enterado de esto.
Yo, Cecília Martínez, una mujer de la tercera edad, médico de profesión, decidí dedicarme desde hace algún tiempo a un hermoso proyecto de conservación. Ese proyecto está basado en conservar y estudiar las aves y la fauna de la zona, además de compartir con todas las personas sensibles a esto; amigos, biólogos, estudiantes de Biología y fotógrafos, toda la riqueza que nos regala la Naturaleza. Considero que las personas no debemos vivir de la reja hacia adentro de nuestras casas, sino de sus rejas a la calle, al planeta.
Hay un pequeño grupo de niños, vecinos: Sofía de 9 años, María de 8 años, Stephany de 5 años, Ezequiel de 7 años, Andrea de 6 años y Franco de 14, que desde hace un año me acompañan dos veces por semana para entender y comprender los regalos que la Naturaleza nos da a diario. Además de ellos hay cuatro más: Gabriel, María José, ambos de 3 años, Antonella y Marcela, aún lactantes, quienes en poco tiempo se incorporarán. Ese grupo tiene nombre: AMIGOS DE LA NATURALEZA AGUSTIN CODAZZI, nombre escogido por ellos, después de enterarse de quien fue Codazzi, cuyo nombre lleva nuestra calle. El compromiso: Cuidar nuestros espacios y evitar que desde nuestra maltrecha calle llegue una bolsa de plástico u otro contaminante al mar. Creo que son los niños quienes más saben de conservación. Yo invito al Ministro del Ambiente o a cualquier persona que apoya ese proyecto a toparse con uno de esos niños, el futuro de nuestro país, para que les den una lección de lo que significa un árbol, un ave, un picure, una lapa, una pereza, o un colibrí.


Los niños de Amigos de la Naturaleza Agustin Codazzi

Pido auxilio a todas las sociedades conservacionistas del país y del mundo, especialmente a AUDUBON de Venezuela, Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, Fudena, Jardín Botánico, Fundación Proyectoave, Siempreverdevenezuela, Provita, a las Facultades de Ciencias de la UCV, y de la Universidad Simón Bolívar, a los estudiantes de Biología para que nos ayuden a defender este pedazo de bosque que le quieren arrebatar a nuestro planeta.


Cecilia Martínez