Vostok: Hallazgo de un Mundo Perdido

 Imagen topogáfica del lago Vostok. Crédito: NASA Goddard Space Flight Center.

Una de las regiones más misteriosas del Planeta, es el lago sub-glacial “Vostok”, descubierto en la Antártida entre los años 1950 y 1960, por el científico ruso (entonces soviético) Andrei Kapitsa y confirmada su existencia por científicos rusos y británicos en 1996. Una de las extrañas anomalías que caracteriza a este lago, es que a pesar de estar en la región más fría del planeta y cubierto por una capa de hielo que llega a los 3,7 kilómetros la temperatura de la masa acuática es de sólo (-3) grados Celsius y se encuentra en estado líquido a pesar de estar por debajo del punto de congelación.
Se especula que su estado líquido es consecuencia de la enorme presión causada por la capa de hielo. Otras mediciones indican, que en algunos puntos la temperatura alcanza los 19 grados, lo que sugiere que podría haber una intensa actividad geotérmica.
Los investigadores entonces soviéticos (hoy rusos) emprendieron una de las misiones científicas de más larga duración de su país (más de 20 años), consistente en tratar de llegar a la superficie del lago. La perforación del hielo en la región del lago Vostok empezó a finales de los años 70 con el objetivo de realizar estudios paleo-climáticos.

                                                                                                    Autor Neo7 (CC)

En 1996, investigadores rusos, británicos y estadounidenses obtuvieron datos sobre el tamaño, forma y relieve del lago Vostok y los yacimientos del fondo utilizando métodos de sondeo sismológico y la observación por satélite. En 1998, perforaron la corteza hasta llegar a unos 120 metros antes de la superficie del lago y luego la misión fue suspendida cuando la comunidad científica internacional pidió aplazar la penetración hasta la capa acuática del lago hasta tanto fuera inventada alguna tecnología especial para minimizar la probable contaminación de este ambiente único.
Ha habido ulteriores perforaciones (2008 y 2009), pero ninguna, había profundizado en la costra de hielo hasta el punto de llegar al lago. Los análisis del hielo extraído identificaron rastros de metano, bacterias, restos de polen, de pluricelulares marinos y otros residuos de seres pluricelulares desconocidos.
Nueva tecnología ha sido desarrollada en el Instituto de Minería de San Petersburgo (Rusia), presentada y aprobada en el 2003 durante la Reunión Consultiva del Tratado Antártico (RCTA) es por ello que en el año 2005 los trabajos de perforación del hielo se reanudaron. Valeri Lukín, jefe de la LVII Expedición Antártica rusa y subdirector del Instituto de Investigaciones Árticas y Antárticas informó que la tarea finalizó el 5 de febrero pasado.

                                                                                                 Imagen Wikipedia.org

El lago tiene un ecosistema acuático único en el mundo, porque ha estado aislado de la atmósfera y la biosfera por una capa de hielo por casi cuatro kilómetros durante varios millones de años. Según los científicos, probablemente se trata del agua más pura y antigua del planeta. Además, algunos investigadores especulan con la posibilidad de encontrar organismos vivos endémicos del ecosistema glacial. Existen opiniones controvertidas sobre la antigüedad del estrato de hielo que cubre al lago Vostok. Mientras que algunos científicos proponen una antigüedad de 420 milenios, otros investigadores sostienen que se formó sólo hace 13 milenios.

Los lagos sub-glaciales en la Antártida son aproximadamente 140, pero el Vostok es el más extenso y también el más misterioso. Contiene agua en estado líquido, tiene 250 kilómetros de largo y unos 60 de ancho.
El volumen total de agua que contiene es de alrededor de 5400 kilómetros cubos, suficientes para el consumo hídrico de unas 50 millones de personas durante 3 años, calculando cien litros por persona al día.
La superficie del lago está situada 3623 metros debajo de la base Vostok, que a su vez está a 3488 metros sobre el nivel del mar. La superficie del lago se encontraría, por lo tanto, a 135 metros bajo el nivel medio del mar y como la profundidad máxima es de 800 metros (profundidad promedio de 670 metros), el fondo del lago se hallaría a 935 metros bajo el nivel medio del mar.
Los investigadores llegaron a la conclusión de que el lago Vostok es un ambiente súper saturado de oxígeno (la concentración podría ser 50 veces mayor a la de un lago normal superficial).
En razón de ello muchos científicos aconsejaban no perforar del todo la capa de hielo, ya que una vez abierta, podrían surgir del lago bacterias completamente desconocidas hasta hoy, capaces de contaminar el ambiente circundante.
Otros misterios rodean al lago, como una poderosa anomalía magnética en la zona suroriental del mismo descubierta en sobrevuelos a la zona. La discrepancia se calculó en 1000 nanoteslas, una cantidad enorme, cuyas causas son ignoradas.

Michael Studinger, de Columbia University, sostuvo que es probablemente, la corteza terrestre es muy delgada en el fondo del lago. Por tanto, la cercanía con el manto causaría un aumento de la actividad magnética. Sin embargo el geólogo Ron Nicks sostiene, en cambio, exactamente lo contrario: la delgadez de la corteza y la consiguiente cercanía del manto causarían un calentamiento de la costra misma y esto debería reducir la actividad magnética en vez de aumentarla. Según el profesor Thomas Gold (revista Nexus Australia), la anomalía sería causada por una excepcional concentración de xenón, argón y metano, que provendría justamente del manto.
Muchos científicos sostenían que si se extrajera la capa de hielo que cubre al lago Vostok, se produciría una inmensa explosión y la consiguiente dispersión de los gases mencionados en la atmósfera podría conllevar imprevisibles daños al planeta.
Sin embargo la vieja discusión sobre si debía completarse o no la perforación hasta la superficie del lago, ha terminado con el anuncio hoy de que los expertos rusos finalmente lo han hecho. La perforación ha alcanzado la superficie del lago. Las aguas aisladas durante millones de años, que pueden albergar microbios adaptados a vivir en esas condiciones extremas, son ahora accesibles.
Los científicos de la expedición rusa sostienen que es una oportunidad única para investigar, si existen seres remotos y aislados desde hace millones de años. Los resultados podrían dar pistas sobre la posibilidad de encontrar formas de vida similares en otros cuerpos del sistema solar, como Europa (luna de Júpiter), que tal vez tiene océanos bajo su capa helada.
Los rusos han informado que no tomarán muestras limpias del agua hasta diciembre de este año (el próximo verano antártico) y que el agua recuperada inmediatamente después de culminar ahora la perforación está contaminada con los productos químicos (lubricantes y anticongelantes) utilizados para hacerla. Los científicos de la base Vostok informaron que de allí han brotado entre 30 y 40 litros de agua que se han congelado inmediatamente en el agujero de perforación, sellándolo, según han declarado, en un comunicado oficial de la Expedición Antártica Rusa, liderada por Valery Lukin.
La Antártida es el lugar más extremo del planeta, alcanza temperaturas de hasta -89 grados Celsius, permanece en una completa oscuridad por seis meses y luego bajo una pálida luz solar que apenas brilla en el horizonte vive su verano austral. Con sus 14 millones de kilómetros cuadrados (sin contar la banquisa) es el quinto continente en extensión, la expedición Rusa penetró en uno de sus más extraños misterios, muchos científicos temen que la perforación realizada termine destapando una caja de pandora ambiental.

http://www.diarioelpeso.com
Fuente: yo lo ví en el blog de Juan Linares Ruíz