efectoinvernadero-diarioecologia

La concentración de los principales gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzó en 2011 el nivel más alto desde la era preindustrial, que finalizó en 1750. Esta conclusión aparece en el boletín publicado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El estudio pone de relieve que en el período entre 1990 y 2011, el forzante radiactivo en el mundo -un indicador del efecto del calentamiento global- aumentó en un 30% bajo la influencia de los gases de efecto invernadero. Concretamente el dióxido de carbono es responsable del crecimiento de este nivel.

“Estos miles de millones de toneladas de dióxido de carbono permanecerán en nuestra atmósfera durante siglos, lo que llevará a un mayor calentamiento, teniendo un impacto negativo en todos los aspectos de la vida en la Tierra”, comentó el secretario general de la OMM, Michel Jarraud.

Asimismo, acentuó que hasta hoy los sumideros naturales de dióxido de carbono, como los océanos y la biosfera, han alejado de la atmósfera alrededor de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero. “Pero no necesariamente esto va a suceder en el futuro. Ya vemos que los océanos se vuelven más ácidos debido a la absorción de dióxido de carbono, lo que podría tener un impacto en la cadena alimenticia en el agua, en los arrecifes de coral”, explicó Jarraud, subrayando la necesidad de mejorar la capacidad para monitorear y acumular los conocimientos científicos en este ámbito.

Los expertos de la agencia especializada de la ONU, con sede en Ginebra, indican que las emisiones de gases de efecto invernadero más importantes que impulsan el cambio climático se deben a la actividad humana, principalmente la quema de combustibles fósiles y la agricultura.

La OMM informa que las últimas décadas ha aumentado considerablemente la concentración en la atmósfera de dióxido de carbono, óxido nitroso, metano, y otros componentes que se emiten a partir de fuentes naturales y antropogénicas, incluso desde los océanos, el suelo, la quema de biomasa, el uso de fertilizantes y diversos procesos industriales.
Via: Actualidad RT
Fuente: Diario ecología.com